16 de julio de 2019
20 de junio de 2014

Economía/Finanzas.- El BCE responde al FMI que la compra de deuda pública a gran escala "no es necesaria hoy"

Pide a los Estados miembros que aprovechen las "condiciones financieras benignas" para acelerar reformas

LUXEMBURGO, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

El representante francés en el directorio del Banco Central Europeo (BCE), Benoit Coeuré, ha respondido hoy al Fondo Monetario Internacional (FMI) que la autoridad monetaria de la eurozona está preparado para adoptar nuevas medidas no convencionales -incluyendo la compra de deuda pública- si la inflación se mantiene muy baja durante mucho tiempo, pero ha dejado claro que esta medida "no es necesaria hoy".

Coeuré contesta así a las recomendaciones de la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, que defendió este jueves en el Eurogrupo que "si la inflación se mantiene obstinadamente baja, el BCE debería considerar un programa a gran escala de compra de activos, principalmente de bonos soberanos".

"No hay ningún desacuerdo con el FMI", ha sostenido el representante del BCE a su llegada a la reunión del Ecofin. "Hemos dejado claro que si la inflación se mantiene demasiado baja durante demasiado tiempo podemos usar instrumentos adicionales, incluyendo medidas no convencionales adicionales. Pero no estamos en esta situación hoy", ha resaltado Coeuré.

"Lo que el FMI dice es que en caso de que la inflación se mantenga demasiado baja durante demasiado tiempo entonces debería hacerse más. Estamos de acuerdo con esto, pero no pensamos que sea necesario hoy", ha insistido.

Coeuré ha defendido además el paquete de medidas adoptado por el BCE a principios de mes, que incluye una reducción de tipos y una inyección de liquidez de 400.000 millones de euros. Su objetivo, ha subrayado, es "acelerar" la subida de la inflación hasta el 2%, mejorar el crédito y reforzar las garantías de que los tipos se mantendrán bajos durante un largo periodo de tiempo.

El representante del BCE ha reclamado a los Estados miembros que aprovechen las buenas condiciones financieras para acelerar las reformas. "Nuestro mensaje es que las condiciones monetarias y financieras son muy benignas, muy favorables. El BCE ha indicado que los tipos se mantendrán bajos durante un largo periodo de tiempo y esto crea una ventana de oportunidad para hacer reformas estructurales que aumenten la productividad, porque esto es algo que el BCE no puede hacer", ha dicho Coeuré.

Las buenas condiciones financieras "no pueden darse por sentado, así que la acción en materia de reformas estructurales es urgente".

Para leer más