28 de enero de 2021
11 de diciembre de 2007

Economía/Finanzas.- Las cajas podrían reducir el ritmo de incremento de su beneficio en 2008 tras la crisis financiera

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Juan Ramón Quintás, instó hoy a las entidades a aumentar sus provisiones ante el nuevo escenario que pueda surgir tras la crisis financiera, lo que podría provocar una reducción del ritmo de incremento de sus beneficios en 2008 respecto a ejercicios anteriores.

Quintás, que participó en un desayuno organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), señaló hoy que las entidades se están "posicionando" para el nuevo entorno que surgirá tras la crisis financiera, y subrayó que es posible que en 2008 no se vean incrementos de beneficio del 20%, sino inferiores, fruto de este ejercicio de "prudencia".

"El escenario económico ha cambiado para siempre", subrayó Quintás, pero si la evolución de la crisis no empeora, el sector se moverá en niveles "cómodos" para afrontar el cambio de ciclo, especialmente el inmobiliario.

"Como no sabemos lo que va a ocurrir, se podría crear un colchón para lo que pueda venir en los próximos meses", subrayó Quintás, para quien la duda es si habrá "tiempo para ello".

En este sentido, destacó que la crisis se encuentra en una fase de buscar soluciones y que existe un cierto temor por que no se encuentre esta solución antes de que "el sistema se colapse". A su juicio, los bancos centrales "están dando tiempo" mediante la inyección de liquidez para que las instituciones y las entidades encuentren salida al problema.

SITUACIÓN DE 'NIEBLA Y MIEDO'.

No obstante, subrayó que "estamos en momentos de niebla y miedo", que se traduce en una situación de incertidumbre, y que, a pesar de los intentos coordinados para buscar soluciones al problema, la crisis es "asimétrica" y las medidas deben ser distintas.

En este sentido, el presidente de la CECA subrayó que la solvencia de las cajas es buena y la morosidad baja, por lo que España se encuentra en un buen momento para afrontar el nuevo entorno, aunque hay que ser "prudentes".

Asimismo, recordó que las participaciones industriales de las cajas suponen un baza importante para afrontar la situación, porque arrojan un importe aproximado en plusvalías potenciales de unos 20.000 millones, que las entidades pueden emplear en caso de una mala evolución de la situación actual.

No obstante, Quintás se mostró optimista y avanzó que, según sus cálculos, existe un 60% de probabilidades de que haya tiempo para encontrar soluciones a la crisis y un 40% de que la situación se agrave.

CAPTACIÓN DE RECURSOS.

El presidente de la CECA también recordó que las las cajas de ahorros ya están trabajando para reducir el impacto de la crisis y que han rebajado el nivel de créditos. En este sentido, destacó que hasta octubre, las cajas redujeron su ratio de créditos sobre depósitos hasta el 18,9%, frente al 26,6% del ejercicio anterior.

Sin embargo, subrayó que las entidades tratan de mantener la captación de recursos y que el reto de las entidades españolas no es sólo reducir el volumen de crecimiento de créditos, sino que esta medida no cause daño a la economía real.

Asimismo, alabó la rigurosidad de las cajas a la hora de conceder los préstamos y recordó que en Estados Unidos, las tres cuartas partes de los créditos que se conceden no lo hacen ni las cajas ni los bancos.

OPORTUNIDADES BARATAS.

Quintás también señaló que una de las consecuencias que puede tener la crisis del sistema financiero es la "reestructuración" de las entidades.

A su juicio, en Estados Unidos o en algunos países europeos tocados por la crisis puede desencadenarse una ola de fusiones, pero que en España puede traducirse en oportunidades "baratas" de compra para algunas cajas si las autoridades supervisoras lo permiten.

"En terreno interno, las fusiones y adquisiciones dependerán de cómo evolucione la crisis", señaló Quintás, pero subrayó que no cree necesario que se produzcan en un escenario de normalidad. Asimismo, destacó que a su juicio, no se producirán más operaciones que las anunciadas por algunas entidades en el Norte de España, en relación a las cajas vacas.