12 de agosto de 2020
11 de septiembre de 2009

Economía/Finanzas.- Fernández Ordóñez aboga por "reestructurar" y "reducir costes" en el sector bancario español

Insta a entidades de crédito a abordar la financiación porque una gran dependencia de mercados de capitales es fuente de vulnerabilidad

SAN SEBASTIAN, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, abogó hoy por "reestructurar" y "reducir costes" en el sector bancario español, con medidas, que pueden pasar, por ejemplo, por prescindir de algunos cargos directivos.

Fernández Ordóñez clausuró hoy en San Sebastián el curso 'Crisis Global: hacia un nuevo modelo económico y social', organizado por la Universidad del País Vasco UPV y la Federación de Cajas de Ahorro Vasco-Navarras, acompañado del presidente del CNMV, Julio Segura, y del consejero vasco de Economía, Carlos Agirre.

El gobernador del Banco de España señaló que el periodo de expansión "basado en el crecimiento de la demanda interna, en el endeudamiento de los agentes" experimentado por las entidades financieras, "no se va a volver a producir", puesto que los agentes ya se está "desendeudando para recomponer sus balances" con lo que las posibilidades de negocio van a disminuir".

En este contexto, consideró que habrá que "reestructurar" el sistema bancario español y "reducir costes", por ejemplo, "pasando de tener varios directores de no se qué, a pasar a tener uno".

Tras destacar que el sistema financiero español "está sólido", consideró que aquellas empresas y entidades que se encuentran en una mejor posición deberán mejorar "la clave de sus resultados", mientras que las que presentan "dificultades" tendrán que "buscar" un Plan de Viabilidad para "evitar a través de fusiones, integraciones, etc" las soluciones "más costosas", de manera que no sean "una carga para los gobiernos y los contribuyentes", algo que "en gran medida" en España se está "consiguiendo".

De esta manera, insistió en la "responsabilidad" que el sector bancario español tiene en "redimensionar y racionalizar" el mismo, lo cual es "muy importante" en la actual coyuntura y alabó la labor que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria FROB, aprobado por el Gobierno y convalidado en julio por el Parlamento, va a tener en la "reestructuración" de aquellas entidades "con dificultades".

A su juicio, si los administradores y consejeros de las cajas de ahorro y demás entidades no cumplen con las actuaciones adicionales que el FROB les exige para "velar por la correcta administración de sus instituciones" estarían "incurriendo en una gran responsabilidad".

RETOS.

Por otro lado, apuntó como "retos" y "desafíos" que las entidades de crédito españolas deberán abordar "de forma inmediata" la "presión sobre los márgenes"; la "financiación", puesto que "la excesiva dependencia de los mercados de capitales" es una "fuente de vulnerabilidad"; y el "capital" reflexionando sobre su "capacidad para generar nuevos recursos propios de la máxima calidad de manera estable".

Además, citó el "reto de la eficiencia", a través de planes de racionalización de procesos tecnológicos y de reducción de costes; y el del "desafío de la calidad de los activos".

En este sentido aplaudió la participación de algunas entidades en proyectos que suponen la aportación de los activos recibidos a sociedades instrumentales, propias o creadas junto a otras entidades, siempre que estas iniciativas "estén basadas en la búsqueda de sinergias para una mejor gestión profesionalizada" de esos activos.

Fernández Ordóñez explicó que, además, las instituciones deberán "adaptarse al nuevo panorama financiero" de manera que "puedan seguir cumpliendo satisfactoriamente su función económica como proveedoras de financiación para el conjunto de la economía".