7 de agosto de 2020
18 de febrero de 2009

Economía/Finanzas.- Fernández Toxo dice que la banca "no puede seguir cobrando" hipotecas a un tipo que ya no es oficial

ALICANTE, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, opinó hoy que la banca "no puede seguir cobrando a las familias los intereses de las hipotecas a unos tipos que ya no se corresponden con los oficiales", al tiempo que pidió también a los bancos "un sobreesfuerzo" para "abrir el crédito" a las Pymes y al ICO que avale a la banca para que se concedan esos créditos" y lleguen "rápidamente a las empresas".

Durante un encuentro con los medios de comunicación, con motivo del IV Congreso de la Federación de Textil, Químicas y Afines-Fiteqa, que se celebrará hasta el viernes en Alicante, Fernández Toxo consideró que "la banca no puede seguir cobrando a las familias los intereses de las hipotecas a un tipo del 5 por ciento, en la mayoría de los casos, o un poco más, que ya no se corresponde con los tipos oficiales de interés, que están en el 2 por ciento".

El líder de CCOO abogó por que esa "bajada generalizada de los tipos de interés tiene que repercutir también en las hipotecas de las familias" porque, según defendió, "la capacidad de consumo de las familias depende en buena medida alguno de los elementos de dinamización de la actividad económica".

Durante su intervención, defendió que la banca "abra el crédito" a las empresas y, preguntado por si el Gobierno puede hacer algo para que así ocurra, señaló que "no hay un mecanismo legal" pero sí existe "la posibilidad de inventivación y, en otros casos, por el convencimiento", aludiendo de este modo a "un cambio en la situación" tras "la última reunión del presidente del Gobierno con los presidentes de las grandes corporaciones financieras".

Así, pidió a la banca un "sobreesfuerzo para conseguir que la línea de crédito llegue cuanto antes a las epresas", aunque también reconoció los bancos "en parte pueden tener razón", cuando "exigen más avales", a causa del "riesgo que asumen para canalizar los 27.500 millones de euros que ha puesto el Estado a disposición de la financiación de las empresas".

Por ello, en su opinión, "el ICO tiene que avalar a la banca para que se concedan esos créditos, que en muchos casos son microcréditos que han de llegar rápidamente a las empresas".

Además, según añadió, "es probable que sea necesario dotar de más recursos a la economía, canalizada a través de los bancos". Desde su punto de vista, se ha de "saber que si la prioridad en España es el empleo, vamos a tener que convivir durante un periodo de tiempo, el que alcance a durar la crisis, con déficit público, que lo que ha sido superávit en los años anteriores de la economía española, tendrá que ser financiado con un crecimiento de cierta importancia del déficit público".

Según dijo, "hay otras posibilidades", entre ellas la de adecuar los tipos de las hipotecas a los oficiales, y también "hacer reversibles algunas alegrías en materia fiscal que se tomaron en los años anteriores, de manera que recursos que podrían estar a disposición de las administraciones públicas puedan ser recuperados y ponerse al servicio de la dinamización de la actividad económica".