19 de agosto de 2019
20 de octubre de 2008

Economía/Finanzas.- El ministro de Finanzas canadiense propone la regulación financiera de Canadá como modelo mundial

TORONTO, 20 Oct. (Reuters/EP) -

El ministro de Finanzas de Canadá, Jim Flaherty, declaró ayer que la regulación sobre la financiación en el país norteamericano lo ha dejado en relativamente buena forma para afrontar la crisis económica global.

En una entrevista concedida a la cadena de televisión CTV, Flaherty afirmó que la rigurosa supervisión que se lleva a cabo en Canadá podría ser de ayuda para escapar de la recesión económica y mantener el superávit presupuestario.

"Creo que es bastante posible que Canadá pueda evitar la recesión", aseguró Flaherty, que desveló que su país está en la buena senda para lograr un "modesto" excedente en los presupuestos, aunque no se atrevió a pronosticar las cifras del próximo año por ser demasiado pronto.

Los líderes mundiales se reunirán en noviembre en Estados Unidos para abordar las crisis de liquidez, que tiene su origen en la caída del mercado de la vivienda estadounidense y que ha azotado a los mercados de todo el mundo, situando la confianza de los consumidores en los niveles más bajos desde hace décadas. Por este motivo, los líderes europeos se han conjurado para superar de manera necesaria el bache financiero global.

Flaherty también aprovechó para ofrecer el apoyo de su país en un esfuerzo coordinado para reforzar el sistema financiero global y ofreció el suyo como modelo de cómo evitar una situación similar a la que atraviesa en estos momentos Estados Unidos. "Tenemos requisitos altos de capitalización y eso es algo que otros pueden ver como algo positivo. Y por supuesto la regulación de las instituciones; todas participan en el mercado, no sólo los bancos", explicó.

A pesar de la relativamente buena salud económica canadiense, Flaherty opinó que es muy importante para su país tomar parte en los esfuerzos globales para acabar con la crisis financiera e implantar continuas medidas para mejorar la liquidez de los mercados. "Poseemos el sistema bancario en mejores condiciones del mundo, pero no somos una isla, nos preocupa lo que pasa en otros lugares y en ello estamos ahora", concluyó.