29 de noviembre de 2020
13 de junio de 2007

Economía/Finanzas.- El Santander hará otras compras con los ingresos de sus inmuebles si no adquiere ABN,según analistas

MADRID, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Santander podría destinar los 4.000 millones de euros que obtendrá de la venta de sus activos inmobiliarios y que le reportará unas plusvalías de 1.400 millones de euros a nuevas adquisiciones si la operación para hacerse con ABN Amro no sale adelante, según los analistas consultados por Europa Press.

El banco que preside Emilio Botín anunció hoy que venderá los 44 inmuebles que tiene en España y unas 1.200 oficinas en el marco de una operación "financiera" destinada a "optimizar" el balance para el banco, ya que le supone menos coste pagar un alquiler, por el que además se desgravará, que "el coste de capital que le supone tener inmuebles en balance".

El mercado no reflejó hoy la operación del banco de manera significativa, ya que la entidad cerró plana, con un precio por acción de 13,70 euros y un volumen de negocio de 1.214 millones de euros. Los inversores llegaron a intercambiar los títulos a un precio máximo de 13,72 euros y un mínimo de 13,54 euros.

Los expertos destacan que el Santander destinará esta inversión a financiar los 19.900 millones que tendrá que desembolsar para hacerse con los activos que le interesan del banco holandés, tal y como anunciara el pasado mes de mayo cuando presentó su oferta por ABN, junto a Fortis y RBS, por un total de 71.100 millones de euros.

El banco confirmó hoy a Europa Press que la operación se realiza de manera "independiente" de la compra de ABN, por lo que los analistas consideran que si, finalmente, no llega a buen puerto, ya que su éxito está supeditado a que el banco holandés no venda su filial nortemaricana La Salle a Bank of America, destinará los ingresos a financiar nuevas compras.

Alicia Jiménez, analista de Selftrade, explicó que la operación tiene "sentido", ya que como a cualquier otra empresa le interesa el alquiler más que la propiedad, porque le otorga flexibilidad.

Asimismo, señaló que en caso de que no adquiera ABN Amro, esta operación le permitirá tener en balance estos ingresos mejorando sus ratios y le ayudará a financiar nuevas adquisiciones.

"VOCACIÓN DE COMPRADOR".

A su juicio, el Santander tiene una "clara vocación de comprador en el sector financiero" y estos ingresos podrían tener una salida a medio plazo en mercados como Estados Unidos o Italia. Respecto a los posibles compradores, esta experta señaló que pueden ser fondos inmobiliarios o incluso algún fondo de la propia entidad.

Por su parte, los expertos de Norbolsa señalaron que la venta de los activos inmobiliarios para financiar la compra de ABN era algo muy esperado, aunque la oferta aún no está concretada, y coincidieron en destacar que si finalmente no llega a un acuerdo podrían destinar estos fondos a nuevas objetivos.

Marián Fernández, analista de Inversis Banco, señaló que la entidad no ha realizado esta operación por una necesidad de fortalecer ratios ni por una necesidad de liquidez, sino que su fin concreto es la compra de ABN, y que si no la realiza, lo dedicará a otras adquisiciones.

En este sentido, esta experta recordó que entidades como Merrill Lynch, HSBC o JP Morgan ya han realizado operaciones similares para "hacer caja", aunque no la hayan destinado a compras, y subrayó que el Santander sí la destinará a este fin.

Respecto al curso de las ofertas en liza por ABN, la de Barclays por 65.000 millones de euros, y la del consorcio por 71.100 millones de euros, esta experta señaló que "el tripartito" tiene muchas opciones de hacerse con el banco holandés, aunque la operación podría no concluir hasta finales de año.

Asimismo, no descartó que la entidad británica mejore su oferta, aunque, a su juicio, el consorcio ha jugado bien "sus cartas" porque su oferta está por encima de la de Barclays pero sin llegar a ofrecer todo lo que puede.