24 de mayo de 2019
  • Jueves, 23 de Mayo
  • 3 de noviembre de 2008

    Economía/Finanzas.- Société Générale logra 183 millones de beneficios en el tercer trimestre, un 83,7% menos

    PARIS, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

    El banco francés Société Générale ha registrado un resultado neto de explotación de 183 millones de euros en el tercer trimestre de 2008, lo que supone una caída del 83,7% con respecto al mismo trimestre de 2007.

    En los primeros nueve meses del año, el resultado alcanzó los 1.923 millones de euros, un 55,3% menos que el año pasado, mientras que el beneficio por acción en este periodo se situó en 3,36 euros.

    Según señala la entidad financiera en un comunicado, los beneficios del trimestre se vieron afectados por el agravamiento de la crisis financiera y el aprovisionamiento prudente de activos de riesgo.

    No obstante, asegura que el grupo mantiene unos resultados comerciales "satisfactorios" y adelanta que sigue comprometido a "reducir de manera sustancial sus exposiciones al riesgo, a controlar estrictamente los riesgos de mercado y a mostrar una alta solvencia".

    El banco recuerda que el otoño de 2008 se ha visto marcado por una intensa tormenta económica y financiera y, que desde la quiebra del banco Lehman Brothers y la aseguradora Washington Mutual, esta crisis se ha intensificado, llevando a una práctica parálisis del mercado interbancario durante varias semanas.

    En Francia, el grupo asegura tener un resultado "fuerte" en un contexto "difícil" marcado por el rechazo de los clientes a los productos bursátiles y por los efectos negativos en los márgenes de interés de las subidas sucesivas de las tasas de ahorro reglamentadas.

    Por otro lado, afirma que se está atenuando el impacto del fraude de 4.900 millones cometido a principos de año por un 'broker' de la entidad, y el número de apertura de cuentas a la vista recupera progresivamente un ritmo sostenido.

    En la red internacional del banco, el crecimiento sigue siendo "dinámico" pese a la reciente volatilidad de los mercados.

    En este contexto, augura que la degradación del ambiente económico seguirá teniendo efectos desfavorables sobre la situación financiera de hogares y empresas.

    En el caso de Société Générale, se traducirá en una reducción de riesgos en el mercado francés, una política "selectiva" de concesión de créditos en países como Rumanía o Rusia y una cartera de préstamos a grandes empresas diversificada y de tamaño razonable, que limite los efectos de la ralentización económica en el coste del riesgo.