23 de septiembre de 2019
26 de julio de 2009

Economía.- La fusión de Unicaja, Caja de Jaén y Cajasur irá a dos velocidades porque la tercera necesita dinero público

MADRID, 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

La creación de una gran caja andaluza integrada por Unicaja, Caja de Jaén y Cajasur se llevará a cabo a dos velocidades, porque la integración de la entidad controlada por la iglesia obliga a reformar la Ley de cajas andaluza y necesita recursos públicos, y las otras dos entidades no están dispuestas a esperar para materializar su fusión, según informaron hoy a Europa Press en fuentes conocedoras del proceso.

El presidente de Unicaja, Braulio Medel, y su homólogo en Caja de Jaén, José Antonio Arcos, no quieren postergar una integración acordada ya para esperar los cambios normativos necesarios para que pueda sumarse la entidad que preside el cura Santiago Gómez Sierra, ya que dichas modificaciones pueden llevar seis meses como mínimo.

Tras las reuniones celebradas entre Unicaja y Caja de Jaén con responsables del Banco de España, las entidades andaluzas están a la espera de poder formalizar su fusión, planteamiento que no van a modificar pese a entablar conversaciones con Cajasur para que se sume al proyecto.

La integración entre Unicaja y Caja de Jaén no precisa recursos públicos para llevarse a cabo, mientras que la caja controlada por la Iglesia podría necesitar una inyección de dinero público del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para participar de la gran caja andaluza.

De esta forma, no se constituirá una fusión a tres bandas de forma inmediata, sino que la integración de las dos primeras entidades podría abrir sus puertas posteriormente a Cajasur. Si esta última no cuenta finalmente con la cobertura legal y los recursos necesarios para entrar en el equipo, los planes de Unicaja y de Caja de Jaén no se verán afectados.

El FROB contempla la remoción de los gestores de entidades financieras que necesiten dinero público para llevar a cabo su reestructuración, situación en la que también quedaría en suspenso la capacidad de veto de los gobiernos regionales a la fusión de una entidad de su comunidad con otra.

El fondo diseñado por el Gobierno capacita así al organismo que preside Miguel Ángel Fernández Ordóñez para decidir el destino último de las entidades financieras que necesiten dinero de los contribuyentes para garantizar su viabilidad futura, lo que podría constituir un escollo más que dificultaría los planes de Cajasur de integrarse en el proyecto de Unicaja y Caja de Jaén.

Unicaja y Caja de Jaén ya han iniciado sus auditoras externas o 'due diligence' para verificar la viabilidad de su fusión, unas auditorías que prevén tener concluidas en agosto para estar en condiciones de llevar el proyecto de fusión antes de septiembre a los respectivos consejos de administración.

Esas auditorías se iniciaron hace varios días y están elaboradas por PricewaterhouseCoopers (PWC) en el caso de Unicaja y de Ernst and Young en el caso de Caja de Jaén, en colaboración en ambos casos con equipos jurídicos-económicos de cada una de las entidades.

Ambas auditoras están comprobando cerca de doce requisitos y parámetros técnicos en ambas entidades, revisan los estatutos actuales y analizan de forma pormenorizada los balances de resultados de los tres últimos ejercicios.