15 de noviembre de 2019
  • Jueves, 14 de Noviembre
  • 24 de septiembre de 2009

    Economía.- La presencia pública dejará huella en la banca, que buscará menor rentabilidad, según un estudio de Funcas

    MADRID, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

    La presencia temporal del sector público en la banca, bien de forma directa en la propiedad o como garante de la estabilidad, dejará "un poso" en las entidades que supondrá un mayor compromiso con el crecimiento y el flujo de crédito a la economía, en detrimento de la rentabilidad esperada del negocio, que era el objetivo fundamental hasta ahora, según un estudio de Funcas.

    Con el título "Eficiencia y concentración del sistema bancario español", el estudio refleja que el sistema bancario que surgirá cuando se supere el escenario de crisis se caracterizará por un importante reajuste del sobredimensionamiento, un menor apalancamiento financiero, -en favor de una mayor solvencia y liquidez-, una mayor aversión al riesgo, y como consecuencia de todo esto, un menor requerimiento de rentabilidad para el accionista.

    Asimismo, el informe concluye que la banca del futuro 'post-crisis' estará marcada por los profundos cambios regulatorios, que previsiblemente incorporarán mayores exigencias de recursos propios básicos, así como por una mayor penalización de las actividades más generadoras de riesgo.

    De esta forma, este nuevo modelo de negocio bancario se acercaría más a una 'utility' o empresa de servicios públicos, con esquemas retributivos acordes con esa menor percepción del riesgo.

    Asimismo, el nuevo entorno bancario pondrá de manifiesto otras tendencias que apuntarán a una clara reestructuración empresarial y competitiva del sector, ya que la clara situación de saturación se solucionará mediante procesos de concentración bastante generalizados.

    El estudio apunta que, pese a esta reestructuración, habrá lugar para las entidades de menor dimensión, ya que el tamaño de los bancos "no ha sido óbice para cometer errores".

    En todo caso, el informe detecta que habrá una clara reducción de la capacidad productiva agregada de la banca tanto en término de entidades como de los 'inputs' básicos que ésta emplea, ya sea en número de personas o de oficinas físicas desde las cuales se presta el servicio de intermediación.

    MAYOR PUJANZA DE LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS.

    En este marco, el estudio constata un replanteamiento en el sistema bancario, en el que deben de ganar peso las nuevas tecnologías en detrimento de las actividades más vinculadas a la cercanía física, lo que no significa que éstas vayan a desaparecer, sino que se convertirán en un apoyo a la "inteligencia de negiocio", que estará en el centro de la función de producción de la banca.

    El trabajo, -realizado por Mernando Maravall, Silviu Glavan y Analistas Financieros Internacionales, con prólogo de Oscar Fanjul-, analiza aspectos claves del sistema financiero, como la concentración bancaria y el grado de competencia, la eficiencia y la dimensión óptima de los bancos y la rentabilidad del negocio bancario.