5 de julio de 2020
24 de julio de 2019

La Fiscalía Anticorrupción acusa también a la exconsejera de BFA Mercedes Rojo

La dio por fallecida por error

La Fiscalía Anticorrupción acusa también a la exconsejera de BFA Mercedes Rojo
La exconsejera de BFA y miembro del comité de auditoría Mercedes Rojo - EUROPA PRESS - ARCHIVO

MADRID, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía ha añadido a su acusación final en el juicio por la salida a Bolsa de Bankia a la exconsejera de BFA Mercedes Rojo Izquierdo, a la que por error dio por fallecida, con lo que el número de acusados en el 'caso Bankia' por el Ministerio Público asciende a 15 personas, según informaron a Europa Press fuentes de Anticorrupción.

La Fiscalía atribuye a Rojo un delito de falsedad contable por las cuentas del ejercicio 2011, por lo que pide para ella una pena similar a la que solicitó el lunes para el resto de los miembros del antiguo comité de auditoría de Bankia y BFA.

Así, el Ministerio Público pide para Rojo y para los exconsejeros Araceli Mora (Bankia), Pedro Bedía (BFA), Remigio Pellicer (BFA) y José Rafael García Fuster (BFA) un año de cárcel, sustituible por multa, una sanción de seis meses con cuota diaria de 200 euros con responsabilidad penal subsidiaria de un día de privación de libertad por cada dos cuotas impagadas e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo y para el ejercicio de la actividad bancaria durante el tiempo de la condena.

Alternativamente, el escrito señala que la condena puede ser de seis meses de prisión, sustituible por multa, si el juez considera que el delito fue en grado de tentativa.

Para los exconsejeros Miguel Ángel Acebes y Alberto Ibáñez la pena que pide es de un año y medio de prisión, al considerar que tenían mayor responsabilidad por su condición de presidentes de los comités de auditoría de BFA y Bankia, respectivamente. En el caso de tratarse de delito en grado de tentativa, reclama para ellos nueve meses de cárcel.

Durante su paso por el banquillo de los acusados, los exconsejeros de BFA y miembros del comité de auditoría de la entidad sostuvieron que las cuentas del grupo correspondientes a 2011 se aprobaron sin el correspondiente informe de auditoría debido a que el auditor estaba pendiente de analizar cierta información con la dirección del banco, pero que Deloitte nunca trasladó que fuera a haber salvedades o algún problema por ello en la reunión del comité de auditoría previa a la formulación de las cuentas por parte del consejo.

Además, indicaron que, tras enterarse por la prensa de que las cuentas se habían entregado a la CNMV sin el informe de auditoría, recibieron un correo de la secretaría general de la entidad "muy tranquilizador", en el que se indicaba que habían producido "algunos problemas técnicos e informáticos pero que no había por qué preocuparse".

Sin embargo, la Fiscalía resalta en su escrito que los miembros de los comités de auditoría tenían la función de supervisar el procedimiento de elaboración y presentación de la información financiera, así como de colaborar con el auditor externo en el desarrollo de su trabajo e informar de sus actuaciones al consejo de administración para la formulación de cuentas.

En este sentido, considera que hicieron "una consciente y voluntaria dejación de sus funciones, impidiendo la función auditora y el afloramiento de los deterioros que pretendían mantener al margen de su registro contable".

LA AMPLIACIÓN DE LA ACUSACIÓN

En un principio, la Fiscalía solo acusaba por un delito de estafa a inversores al expresidente de Bankia Rodrigo Rato, al exvicepresidente José Luis Olivas, al exconsejero de Bankia José Manuel Fernandez Norniella, y al exconsejero delegado Francisco Verdú Pons.

Sin embargo, tras ocho meses de procedimiento y en vista de las nuevas pruebas documentales aportadas, la fiscal Carmen Launa considera que ha quedado acreditado que, además de dicho delito, se cometió otro de falsedad contable, por lo que ha ampliado su acusación a once personas más.

Para Rato solicita ocho años y medio de prisión (cinco y medio por estafa y tres por falsedad contable), para Olivas pide cinco años por estafa, para Norniella seis años (cuatro por estafa y dos por falsedad contable) y para Verdú Pons reclaa un año y medio de prisión por falsedad contable.

Asimismo, por ser "cooperadores necesarios" del delito de estafa a inversores, solicita dos años de cárcel para el socio auditor de Deloitte, Francisco Celma, y dos años y medio para el exdirector general financiero y de riesgos de Caja Madrid y de Bankia Ildefonso Sánchez Barcoj.

Además de los mencionados, la Fiscalía pide condenas de dos años cada uno por falsedad contable al exinterventor de Bankia Sergio Durá y al exdirector de auditoría interna de Bankia Miguel Ángel Soria Navarro.

Para leer más