16 de junio de 2019
  • Viernes, 14 de Junio
  • 13 de abril de 2016

    La falta de respuesta a los desafíos económicos supone "renunciar a un año de crecimiento", según FMI

    La falta de respuesta a los desafíos económicos supone "renunciar a un año de crecimiento", según FMI
    REUTERS

    El estancamiento económico y financiero restaría un 3,9% al PIB mundial en cinco años

    WASHINGTON, 13 (EUROPA PRESS)

    La ausencia de medidas que permitan restaurar la estabilidad financiera en un contexto de débil crecimiento económico, provocando un estancamiento, podría llegar a suponer un impacto negativo de 3,9 puntos porcentuales en cinco años en relación al escenario base previsto por el Fondo Monetario Internacional (FMI), lo que equivaldría a que el mundo renunciara a un año de crecimiento.

    "Las perturbaciones en los mercados mundiales de activos podrían incrementar los riesgos de caer en una desaceleración más grave y prolongada, marcada por un estancamiento financiero y económico", advierte la institución en la última edición de su 'Informe Global de Estabilidad Financiera'.

    La entidad dirigida por Christine Lagarde ha revisado a la baja sus expectativas de crecimiento mundial para 2016, cuando espera un incremento del PIB global del 3,2%, que pasará a ser del 3,5% en 2017 y que para 2021 alcanzará el 3,9%, un ritmo inferior a la media del 4,2% registrada en la década anterior a la crisis.

    En su análisis financiero, el FMI advierte de que "en un contexto de estancamiento financiero, es posible que las entidades que se encargan de asignar capital y movilizar el ahorro deban hacer frente a balances deteriorados durante largo tiempo".

    De este modo, la institución cree que la solidez financiera "podría verse erosionada hasta tal punto que tanto el crecimiento económico como la estabilidad financiera se viesen afectados negativamente en el mediano plazo" y calcula que en esta situación, para 2021 el PIB mundial podría haber caído un 3,9% con respecto al escenario base.

    "Sería equivalente a renunciar a un año de crecimiento mundial", apuntó en rueda de prensa el director del Departamento de Asuntos Monetarios del FMI, el español José Viñals.

    En este sentido, los pronósticos del FMI en este escenario negativo oscilan desde pérdidas de actividad de entre 2,4 a 6,8 puntos porcentuales, reflejando las diferentes vulnerabilidades de las distintas economías, mientras la capitalización del sector bancario podría retroceder desde un 0,4% en las economías avanzadas a un 4,5% en las emergentes.

    De hecho, los expertos del FMI señalan la necesidad de que las autoridades económicas aprovechen la actual recuperación económica para fijar una senda más sólida de crecimiento y estabilidad financiera abordando los desafíos de escala mundial en tres frentes: los problemas heredados en las economías avanzadas, las elevadas vulnerabilidades en los mercados emergentes y los mayores riesgos sistémicos de liquidez en los mercados.

    "Los avances en estos frentes permitirán a las economías dar un giro decisivo hacia un sistema financiero sólido y saludable y hacia una recuperación sostenida", defiende el FMI, que sostiene que, en un escenario así, la producción mundial podría aumentar un 1,7% con respecto al escenario base para 2018.

    "La conclusión principal del presente informe es que se requieren medidas adicionales que den paso a una combinación de políticas más equilibrada y potente para mejorar las perspectivas de crecimiento e inflación y para conseguir la estabilidad financiera", señala la institución, advirtiendo de que, "de no ser así, es posible que reaparezcan las turbulencias en los mercados".

    URGE SANEAR LA BANCA EUROPEA.

    Entre las respuestas urgentes a este incremento de los riesgos para la inestabilidad financiera, el FMI subraya la necesidad de completar el saneamiento de los bancos de la zona euro, donde las turbulencias sufridas en el arranque del año indican que esta cuestión no puede posponerse por más tiempo.

    Aproximadamente el 15% de los bancos de las economías avanzadas (según activos) enfrentan importantes dificultades para poder alcanzar una rentabilidad sostenible sin necesidad de reformas, señala la institución.

    "Las presiones del mercado pusieron de manifiesto el alcance del problema de los activos heredados, señalando que una solución más completa para los problemas de los bancos europeos no puede posponerse más", indican los analistas del Fondo.

    En este sentido, el FMI recomienda hacer frente "con urgencia" a la cuestión de los préstamos morosos mediante una estrategia exhaustiva, mientras apunta que el exceso de capacidad en el sector también deberá ser resuelto con el tiempo.

    BANCA CHINA.

    Por otro lado, el informe financiero del FMI señala que alrededor de 1,3 billones de dólares (1,15 billones de euros) de préstamos bancarios en China se encuentran "potencialmente en riesgo", lo que podría implica unas pérdidas para la economía equivalentes a siete puntos porcentuales de PIB.

    "Las crecientes tensiones para las empresas chinas son importantes para los bancos del país", advierte el FMI, que considera "manejables" las pérdidas potenciales derivadas de la morosidad al tener en cuenta los amortiguadores del sector y el fuerte crecimiento de la economía china.

    "Las autoridades chinas están al tanto de estas vulnerabilidades y están aplicando medidas para resolver el problema de las empresas sobre endeudadas", apuntó Viñals.

    Para leer más