3 de abril de 2020
6 de febrero de 2018

Intesa Sanpaolo gana más del doble en 2017 al incluir una ayuda estatal de 3.500 millones

Si se excluye la aportación pública, la entidad ganó un 22,5% más

ROMA, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

El banco italiano Intesa Sanpaolo contabilizó un beneficio neto de 7.316 millones de euros al cierre del ejercicio fiscal 2017, lo que supone más que duplicar (+135%) las ganancias obtenidas un año antes, debido fundamentalmente a una inyección estatal de 3.500 millones de euros aportada para compensar el impacto en los ratios de capital de la adquisición de Banca Popolare di Vicenza y Veneto Banca.

De esta forma, si se excluye la aportación pública, que se incluyó en las cuentas referidas al tercer trimestre de 2017, el beneficio neto de Intesa Sanpaolo fue de 3.813 millones de euros en 2017, un 22,5% más que el registrado el ejercicio precedente, cuando sus ganancias se situaron en 3.111 millones de euros.

Los ingresos operativos de la entidad durante los doce meses finalizados el pasado 31 de diciembre de 2017 ascendieron a 17.443 millones de euros, un 2,7% más que los obtenidos en 2016, con un aumento del 7% de la facturación por comisiones y honorarios, una caída de los ingresos derivados de su negocio de seguros y un retroceso de cuatro décimas de los ingresos por intereses.

Asimismo, Intesa Sanpaolo informó que la reducción de los créditos fallidos (NPL) se situó en alrededor de 7.000 millones de euros el año pasado, lo que representa el 43% del objetivo marcado para el periodo 2017-2019, que se sitúa en un total de 16.000 millones de euros. De esta forma, los NPL representaron el 5,5% del total de los créditos a finales de 2017, frente al 8,2% del año anterior.

La morosidad del crédito en 2017 marcó así el nivel más bajo de toda la historia de San Paolo, pues la entrada bruta de nuevos préstamos NPL fue de 4.700 millones de euros, un 19% menos que los 5.800 millones de euros de 2016.

El pasado 31 de diciembre de 2017, Intesa Sanpaolo contaba con una proporción entre capital de máxima calidad y activos ponderados Core Tier 1 del 14%, un punto porcentual menos que a finales de 2016, mientras que prevé que este coeficiente caiga al 13,1% en 2021.

En el cuarto trimestre del año, el beneficio neto de la entidad transalpina se situó en 1.428 millones de euros, un 127% más, mientras que los ingresos operativos crecieron un 13,5%, hasta 4.713 millones de euros.

Por último, el consejo de administración de la entidad ha propuesto un dividendo total de 3.400 millones de euros, así como un plan de incentivos a largo plazo para los accionistas.