18 de julio de 2019
  • Miércoles, 17 de Julio
  • 15 de abril de 2016

    OCU advierte de que la reforma del mercado de valores afectará al pequeño inversor

    MADRID, 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

    La asociación de consumidores OCU ha advertido este viernes de que los cambios derivados de la reforma del mercado de valores, que comenzarán a aplicarse a partir del 27 de abril, "generará incertidumbre para los pequeños inversores".

    En un comunicado, OCU señala que actualmente las operaciones de compra de acciones aparecen identificadas de forma individualizada y cada operación se realiza, de cara al inversor, en el mismo día en que se cruza la orden, aunque se compensan y liquiden en tres días.

    A partir del 27 de abril, el sistema cambiará y las operaciones dejan de reflejarse de manera individualizada para agruparse en bloques de compraventa de muchas acciones, "debido a la generalización del uso de cuentas ómnibus".

    "Aunque (el inversor) haya comprado sus acciones pasará un periodo de tres días en un 'limbo' donde la operación no se confirmará hasta que se termine el proceso de entrega de las acciones entre el bróker vendedor, la Unidad de Contrapartida Central (UCC) que crea el nuevo sistema y el bróker del comprador", insiste la asociación.

    Según precisa, en este periodo de tiempo, hasta que se da por finalizada la transacción, "también los derechos económicos y políticos (dividendos, asistencia y votación en Juntas), pertenecerían aún al antiguo propietario".

    "Podría incluso darse el caso de que, si el vendedor no entrega las acciones al cabo de esos tres días, la operación no se lleve a cabo y el comprador deba conformarse con la mera devolución del dinero que pagó por las acciones que no ha podido comprar", advierte la asociación.

    ENTREGA DE LAS ACCIONES AL BRÓKER

    La asociación también insiste en que, tras la reforma del mercado de valores, las acciones compradas no se entregarán al consumidor, sino a su bróker, para lo que será necesario utilizar cuentas conocidas como ómnibus o cuentas de segregación general (OSA).

    En este sentido, adelanta que si el inversor ya tiene una cuenta de este tipo, "el bróker debería avisar a los clientes de que estos pueden elegir entre trabajar con una de estas cuentas o tener una cuenta de segregación individualizada (OSI)".

    "Con las cuentas OSI el bróker aparecerá como titular, pero de forma conjunta con el cliente y los saldos no podrán compensarse con los de otros clientes, como sí ocurre con las cuentas ómnibus", aclara.

    OCU cree que la mejor forma de evitar problemas en caso de insolvencias por parte del bróker es utilizar cuentas cuya segregación esté individualizada (OSI). Sin embargo, afirma que ha detectado que aquellos brókers que ofrecen cuentas de este tipo "lo hacen con unos costes completamente desproporcionados".

    Por último, OCU teme que los ingresos por comisiones que se llevará la UCC puedan acabar repercutiendo en los inversores.

    Para leer más