8 de julio de 2020
16 de abril de 2020

La oposición de EEUU frena la emisión de moneda virtual del FMI para inyectar liquidez a la economía mundial

La oposición de EEUU frena la emisión de moneda virtual del FMI para inyectar liquidez a la economía mundial
Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI - GETTY IMAGES / SEAN GALLUP-GETTY IMAGES - ARCHIVO

WASHINGTON, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Comité Financiero del Fondo Monetario Internacional no ha alcanzado el consenso necesario para abordar la posibilidad de llevar a cabo una emisión de nuevos derechos especiales de giro (DEG), el activo de reserva virtual de la institución internacional, con el que esta pretendía aumentar la liquidez mundial disponible para abordar la crisis provocada por la pandemia de Covid-19 ante la oposición de "algunos miembros", liderados por Estados Unidos.

"No hay un consenso sobre la emisión de nuevos DEG", ha reconocido la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, quien se había mostrado partidaria de la emisión, por lo que la economista búlgara ha señalado que en estos momentos la institución deberá actuar "con los DEG existentes".

En este sentido, Georgieva ha señalado que algunos países avanzados no necesitan hacer uso de las cantidades de DEG asignadas, mientras que otros países emergentes y en desarrollo podrían darles "buen uso", por lo que ha indicado que la labor de la entidad pasa ahora por "cómo hacerlos disponibles". "Estamos trabajando en ello", ha asegurado en rueda de prensa a la finalización de la 41ª reunión del Comité Financiero del Fondo.

En la misma, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, había expresado la oposición frontal de su país, principal contribuyente del FMI, a que la institución lleve a cabo esta nueva emisión, ya que, en su opinión, "no es una herramienta eficaz para responder a las necesidades urgentes".

El funcionario estadounidense ha defendido que, en tal caso, alrededor del 70% de la emisión iría a parar a los países del G20, la mayoría de los cuales no la necesita, mientras que los países de bajos ingresos recibirían solo el 3% de los fondos creados mediante la emisión.

Por contra, Mnuchin se ha mostrado partidario de mejorar el apoyo que el FMI brinda a los países de bajos ingresos mediante la concesión de subvenciones a los instrumentos de emergencia de la institución, como el Fondo de Contención y Alivio de Catástrofes (CCRT) y el Fondo de Crecimiento para la Reducción de la Pobreza (PRGT).

Asimismo, el secretario del Tesoro de Estados Unidos ha propuesto también explorar el uso por parte de las economías avanzadas de sus DEG existentes como vía para reforzar los recursos de estos fondos de asistencia del FMI.

"A pesar de que el FMI y el Banco Mundial tengan que adaptarse en respuesta a esta crisis, debemos tener cuidado de que ambas instituciones mantengan el enfoque en su mandato central", ha afirmado Mnuchin.

El Banco Central Europeo (BCE), por su parte, presente en la reunión a través de su presidenta, Christine Lagarde, se había mostrado abierto a estudiar la posible emisión de nuevos DEG por parte del FMI en favor de los 189 miembros de la institución.

El FMI realizó su última emisión de nuevos DEG en agosto de 2009, durante la Gran Recesión, cuando llevó a cabo una asignación de 250.000 millones de dólares en esta divisa virtual entre los miembros de la institución.

En respuesta al colapso económico previsto en la economía mundial y las dificultades añadidas para los países de bajos ingresos y emergentes como consecuencia de la Gran Reclusión provocada por la pandemia de Covid-19, algunos economistas, más tarde respaldados por ministros de Finanzas de algunos países, lanzaron la propuesta de que el FMI llevase a cabo una emisión de nuevos DEG por importe de al menos 500.000 millones de dólares (461.131 millones de euros) para inyectar liquidez en la economía global.

El DEG es un activo de reserva internacional creado en 1969 por el FMI para complementar las reservas oficiales de los países miembros y que se puede intercambiar por monedas de libre uso. En marzo de 2016 se habían creado y asignado a los países miembros 204.100 millones en DEG (equivalentes a unos 263.000 millones de euros).

Su valor se calcula en función de una cesta de cinco monedas (dólar de Estados Unidos, euro, yuan, yen y libra esterlina). Este jueves, el cambio del DEG equivalía a 1,36 dólares estadounidenses.

Para leer más