24 de junio de 2019
13 de abril de 2016

Los reguladores de EEUU rechazan los "testamentos" de cinco de los ocho grandes bancos del país

WASHINGTON, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Reserva Federal de EEUU (Fed) y la Corporación Federal de Garantía de Depósitos (FDIC), los dos principales reguladores del sector bancario estadounidense, han rechazado los "testamentos en vida" de cinco de los ocho bancos sistémicos del país al considerar que estos planes para una quiebra ordenada de las entidades no eran "creíbles".

En concreto, los reguladores consideraron de manera conjunta que los planes de resolución presentados por Bank of America, Bank of New York Mellon, JP Morgan Chase, State Street y Wells Fargo no eran "ni creíbles ni facilitarían una liquidación ordenada" bajo la legislación estadounidense.

De este modo, la Fed y FDIC han comunicado a cada una de estas cinco entidades las deficiencias detectadas, así como las medidas necesarias para subsanarlas.

Cada una de las entidades tiene de plazo hasta el próximo 1 de octubre para solucionar dichas deficiencias, ya que en caso de no hacerlo, la entidad quedaría sujeta a unas exigencias prudenciales más estrictas por parte de los reguladores.

Por otro lado, ambas agencias identificaron conjuntamente debilidades en los planes de resolución de 2015 remitidos por Goldman Sachs y Morgan Stanley que deberán ser resueltas por las entidades, aunque no emitieron una resolución conjunta sobre ellas.

En el caso de Goldman Sachs, FDIC identificó deficiencias y determinó que el plan no era creíble o no facilitaría una ordenada resolución del banco, mientras la Fed encontró deficiencias en el plan de Morgan Stanley, considerando que no era ni creíble ni facilitaría una resolución ordenada de la entidad.

Por su parte, la entidad mejor parada en el examen fue Citigroup, ya que ni la Fed ni FDIC expresaron dudas acerca de la credibilidad del plan de la entidad, aunque si detectaron algunas deficiencias que deberán ser resueltas por el banco.

Las ocho entidades de importancia sistémica de EEUU tienen hasta el 1 de julio de 2017 para remitir a los reguladores un nuevo plan de resolución ordenada que será examinado el año próximo.

Los bancos considerados de importancia sistémica en EEUU deben presentar estos "testamentos en vida" a raíz de la entrada en vigor de la legislación conocida como Acta Dodd-Frank, aprobada tras el rescate masivo de Wall Street a raíz de la crisis financiera entre 2007 y 2009.

Para leer más