20 de mayo de 2019
22 de marzo de 2019

Santalucía amenaza a la plantilla de Accepta por no trabajar con normalidad por el cierre del 90% de oficinas

Santalucía amenaza a la plantilla de Accepta por no trabajar con normalidad por el cierre del 90% de oficinas
SANTALUCÍA SEGUROS - ARCHIVO

MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Santalucía ha amenazado a la plantilla de sus 'call centers' de Accepta División con la apertura de expedientes disciplinarios en caso de que no continúen trabajando "con normalidad", según informan fuentes sindicales a Europa Press.

Hace poco más de 15 días, el grupo asegurador comunicó de manera informal a los representantes de los trabajadores su intención de cerrar 53 de las 58 oficinas que conforman su red nacional de Accepta División, con lo que se verán afectadas casi 900 personas, la mayoría (95%) mujeres.

Santalucía pretende concentrar en solamente cinco sedes sus centros de trabajo: Madrid, Oviedo, Sevilla, Valencia y Hospitalet. La compañía alega que no es por un tema económico, sino por un plan estratégico para poder controlar todos los centros de manera adecuada.

A pesar del cierre masivo de oficinas, el grupo aseguró que "le gustaría contar con el 100% de la plantilla" y ofreció a "todos" los empleados incorporarse a los cinco centros que mantendrá abiertos mediante un plan de movilidad.

No obstante, los trabajadores califican esta decisión de "despido enmascarado", ya que resulta "inviable" colocar a todos los trabajadores en unas oficinas con una capacidad máxima estimada de unas 300 personas.

"La empresa nos dice que debemos seguir trabajando como si no pasara nada, porque si no empezará a sancionar a los trabajadores, habiendo advertido formalmente a algunos compañeros estos días", remarcan las fuentes sindicales.

Los trabajadores llevan ya varios días sin saber cuál será su futuro, con un "alto grado" de estrés y nerviosismo, "soportando la estrategia de desgaste" que sienten que ejercen sobre ellos y teniendo que acudir diariamente a un puesto de trabajo en unas condiciones que "psicológicamente no merece pasar ningún empleado".

"Vamos a luchar con todas nuestras fuerzas para conseguir que la mayoría de los centros se queden abiertos y que los que no se puedan trasladar se vayan con las mejores condiciones posibles", han señalado. "La empresa no hace caso y no responde. Los trabajadores no pueden seguir así", han reprochado.

Para leer más