20 de junio de 2019
3 de agosto de 2016

Standard Chartered gana un 66,3% menos hasta junio antes del desembarco del español José Viñals

LONDRES, 3 Ago. (EUROPA PRESS) -

El banco británico Standard Chartered, cuyo negocio se concentra principalmente en mercados emergentes, ha cerrado el primer semestre del año con un beneficio neto atribuido de 509 millones de dólares (463 millones de euros), una cifra un 66,3% inferior a la del mismo periodo de 2015, informó la entidad, que desde el próximo mes de diciembre estará presidida por el español José Viñals.

Los ingresos por operaciones de Standard Chartered sumaron un total de 6.935 millones de dólares (6.304 millones de euros), un 21% menos que un año antes, con una caída del 20% de los ingresos netos por intereses y del 22% de otros ingresos como comisiones o intermediación.

La entidad asumió cargas por reestructuración de 115 millones de dólares (104 millones de euros) y anunció que el consejo ha decidido no declarar el reparto de dividendo provisional ordinario para el ejercicio 2016.

"El consejo reconoce la importancia de los dividendos para los accionistas (...) y al mismo tiempo preservar fuertes ratios de capital", declaró John Peace, presidente de Standard Chartered, quien apuntó que el consejo revisará su postura a final de año.

Por otro lado, Peace reconoció que tras el resultado del referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la UE hay un cierto grado de incertidumbre en la economía, aunque subrayó que la mayor parte del negocio de la entidad está en otras partes del mundo y se ve relativamente menos afectado.

El español José Viñals, que desempeñaba el cargo de consejero financiero y director de Asuntos Monetarios y Mercados de Capitales del Fondo Monetario Internacional (FMI), se unirá al consejo de Standard Chartered el próximo 3 de octubre y sucederá a John Peace como presidente de la entidad el 1 de diciembre de 2016.