24 de agosto de 2019
  • Viernes, 23 de Agosto
  • 24 de febrero de 2017

    Standard Chartered reduce un 80% sus pérdidas en 2016

    LONDRES, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

    El banco británico Standard Chartered, cuyo negocio se concentra principalmente en Asia, contabilizó pérdidas por importe de 478 millones de dólares (451 millones de euros) al cierre de su ejercicio 2016, frente a los números rojos por valor de 2.360 millones de dólares (2.228 millones de euros) registrados el año precedente, lo que supone una reducción del 79,7%, informó la entidad.

    No obstante, el banco, que desde el pasado 1 de diciembre está presidido por el español José Viñals, apuntó beneficios antes de impuestos de 409 millones de dólares (386 millones de euros), frente al resultado negativo de 1.523 millones de dólares (1.523 millones de euros) obtenido en 2015.

    Los ingresos operativos de Standard Chartered, que aplicó un cargo de 855 millones de dólares (807 millones de euros) derivado de su reestructuración sobre las cuentas de 2016, alcanzaron los 14.060 millones de dólares (13.275 millones de euros), un 8% menos que el año precedente.

    La entidad, que no repartirá dividendo en 2016, subrayó que durante el ejercicio ha conseguido eficiencias de costes brutas de 1.200 millones de dólares (1.133 millones de euros) y tiene previsto incrementar esta cifra durante los dos próximos años. Además, Standard Chartered ha reducido su exposición bruta a créditos improductivos un 24%.

    "Hemos hecho un buen progreso en 2016, saneando nuestro balance de cuentas y reforzando nuestra posición de capital", destacó al respecto el consejero delegado de Standard Chartered, Bill Winters, aunque tras la presentación de las cuentas anuales la entidad caía cerca de un 5% durante las primeras horas de cotización en la Bolsa de Londres.

    Por su parte, Viñals comentó que como presidente de la entidad su objetivo pasa por "desbloquear el verdadero potencial" de Standard Chartered, mejorar su posición de capital ante perturbaciones externas y asegurar que el gobierno corporativo del banco cumple con los "máximos estándares éticos".

    Para leer más