19 de junio de 2019
26 de octubre de 2016

España perdería más de 2.000 millones de recaudación fiscal con la armonización del impuesto de sociedades

BRUSELAS, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

La armonización de la base imponible del impuesto de sociedades a nivel europeo, cuya propuesta ha presentado este miércoles la Comisión Europea, supondría una caída de la recaudación fiscal en España del 0,2% del PIB, algo más de 2.000 millones de euros, según las estimaciones recogidas en el estudio de evaluación de impacto.

En concreto, la recaudación en España por el impuesto de sociedades se reduciría en un 0,6% de PIB (6.600 millones), que se compensaría con incrementos en la recaudación por los impuestos sobre el trabajo (0,31%, 3.300 millones), el consumo (0,03%, 300 millones), bonos (0,04%, 400 millones), dividendos (0,01%, 100 millones) y rentas del capital (200 millones).

Según el informe de impacto de Bruselas, esta medida provocaría una caída de la recaudación del 0,08% del PIB del conjunto de la Unión Europea, y los socios comunitarios más afectados serían Luxemburgo (-0,95%) y Reino Unido (-0,37%).

Por contra, los países de la UE más beneficiados serían Croacia (+0,29% de su PIB), Países Bajos (+0,22%) y Bulgaria (+0,14%).

En cualquier caso, la Comisión Europea avisa de que las estimaciones del estudio de impacto deben tomarse con precaución, principalmente porque los Estados miembros seguirán teniendo la competencia para reformar los tipos imponibles para compensar la pérdida de la recaudación.

El Ejecutivo comunitario ha recuperado su propuesta para poner en marcha una base común y consolidada del impuesto de sociedades, que será obligatoria para las multinacionales que superen unos ingresos de 750 millones de euros, con el objetivo de combatir la evasión y la ingeniería fiscal de las grandes corporaciones.

El proyecto no es nuevo, puesto que ya presentó en 2011 una propuesta similar, paralizada desde entonces por las reservas de algunos socios comunitarios. En su nueva apuesta, Bruselas cree que los Estados miembros serán capaces, primero, de acordar una base común del impuesto de sociedades, y una vez superada esta fase, se trabajará en la cuestión "compleja" de la consolidación.

La Comisión Europea cree que una base común y consolidada del impuesto de sociedades (BICCIS) tendría un impacto importante en la lucha contra la evasión fiscal. En este sentido, defiende que eliminará las disparidades y las lagunas legales entre los distintos sistemas nacionales, que las grandes corporaciones "explotan" para evadir el pago de impuestos.