27 de junio de 2019
  • Miércoles, 26 de Junio
  • 13 de julio de 2016

    Rosell dice que el adelanto del Impuesto de Sociedades supone "menos y peor financiación"

    Rosell dice que el adelanto del Impuesto de Sociedades supone "menos y peor financiación"
    EUROPA PRESS

    MADRID, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El presidente de CEOE, Juan Rosell, ha señalado este viernes que la subida del tipo mínimo del pago a cuenta del Impuesto de Sociedades anunciada ayer por el Gobierno para reducir el déficit supone "menos y peor financiación", aunque no son "números importantes", pero ha pedido "lo mismo" para el sector público, en el sentido de que reduzca la morosidad y pague antes a las empresas a las que debe dinero.

    En declaraciones a los medios de comunicación antes de asistir a un encuentro económico sobre Bolivia, organizado en la sede de CEOE con motivo de la visita de varios ministros bolivianos, Rosell ha explicado que la medida anunciada por el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, "no es aumentar la tributación, sino adelantar el pago de los impuestos".

    Rosell ha indicado que hasta la fecha había unos plazos de pago y lo que se hace ahora es "acortarlos e incrementarlos en porcentaje", lo que en la práctica supone "un intento de peor financiación" para las empresas. "Nos gustaría que esta menos financiación fuese también parecido en el sector público, en el sentido de decir que la morosidad existente en el sector público con la empresa privada también mejorase", ha defendido Rosell, quien ha abogado por "simplificar las cosas" e incluso "acortar todo y hacerlo los tres primeros meses del año", porque "sería un signo de los tiempos, de que vamos avanzando, de que las cosas se pueden hacer cada vez mejor". "Si eso va en esa dirección, yo creo que es bueno", ha agregado.

    En cualquier caso, ha insistido en que la medida supone "menos" y "peor" financiación, si bien ha reconocido que la riqueza del país "sale de las empresas y de los particulares", por lo que el Gobierno "no puede mirar hacia otro sitio" que no sea el IRPF, el Impuesto de Sociedades, los impuestos especiales y el IVA. "No hay más", ha apuntado.

    Además, ha reiterado que no se trata de un incremento ni de una rebaja del impuesto, sino "simplemente una manera de pagar los impuestos distinta de la que había hasta la fecha". Es como si nos dijesen que el IRPF, que lo pagamos todos el 30 de julio, lo pagamos el 15 de marzo o 10 de marzo, sería una nueva fórmula de pagar los impuestos", ha puesto como ejemplo.

    IMPACTO A LARGO PLAZO Y MEJORA DE LA ADMINISTRACIÓN.

    Preguntado por si la medida podría afectar a la viabilidad de las empresas en caso de prolongarse, Rosell ha afirmado que sí podría llegar a impactar, aunque ha puntualizado que la cuota del Impuesto de Sociedades es de alrededor de 20.000 millones de euros en la actualidad, lejos de los 44.00 millones de 2007, por lo que si se trata de un anticipo del 20% sobre el total del impuesto, "los números al final no son muy importantes".

    De cualquier forma, Rosell ha subrayado que "lo que falta por hacer" es una mejora de la gestión de la Administración que, a su juicio, es el "punto clave" para cumplir con el déficit, ya que "todos esos temas de adelantar impuestos y peor financiación es ridículo comparativamente con lo que se podría hacer".

    En esta línea, ha abogado por "mirar cómo controlar el absentismo, mejorar la Sanidad, y Educación. Ahí hay muchísimas posibilidades de mejora, no recortes, sino mejora de gestión a fondo, en profundidad. Con medidas a largo plazo y tomadas por todos en su conjunto, habría suficiente como para no hacer ningún recorte", ha aseverado.