19 de julio de 2019
  • Jueves, 18 de Julio
  • 12 de abril de 2016

    Álvarez (UGT) cree que "no todo está perdido" en las negociaciones para formar Gobierno

    El dirigente de UGT cree que el sindicato "no estaba preparado" ante los casos judiciales pero destaca el paso adelante en Andalucía

    Álvarez (UGT) cree que "no todo está perdido" en las negociaciones para formar Gobierno
    EUROPA PRESS/ARCHIVO

    SEVILLA, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

    El secretario general de UGT, Josep María Álvarez, cree que "no todo está perdido" en cuanto a las negociaciones entre los partidos para formar un Gobierno, aunque reconoce que es "difícil" y ha lamentado el "tacticismo" de los partidos políticos, que "están más empeñados en mirar por el retrovisor electoral que en mirar a la cara a los trabajadores y solucionar sus problemas".

    En una entrevista con Canal Sur Televisión, recogida por Europa Press, Álvarez reconoce, no obstante, que "todos los datos van en la dirección de unas nuevas elecciones", algo que le parece "un desastre".

    Considera que "el país no puede esperar a que haya nuevos comicios, con un Parlamento fragmentado, por lo que debería constituirse un gobierno de cambio y de progreso que aborde los grandes problemas de los trabajadores".

    Ha recordado que así se lo hizo saber a los responsables políticos de todos los grupos parlamentarios y, en estos días, UGT y CC.OO. volverán a expresar esta posición, puesto que "el país no puede esperar y hace falta un Gobierno".

    Considera que, "si finalmente hubiera elecciones en junio, "convendría que todos los partidos sean mucho más concretos en el programa y en las alianzas, pues parece evidente que este país va a tener un parlamento más plural y es necesario trabajar con coaliciones".

    Tras indicar que los partidos "no han previsto que esto podía pasar", ve "lamentable" que un Parlamento "donde hay una mayoría de izquierdas y de progreso no aproveche la ocasión para entrar a fondo en las políticas donde es necesario entrar, como derogar la reforma laboral y encontrar soluciones a los problemas de los trabajadores".

    Álvarez ha apuntado que hay que hacer políticas a corto plazo para crear empleo y alerta de que "si no hay Gobierno no se pueden prorrogar las políticas que hay ahora y darle más amplitud, como los 426 euros, donde, por las trabas, sólo se ha gastado el 25% del presupuesto, o los programas de formación profesional siguen parados".

    Ha añadido que ahora haría falta un plan de choque por el empleo, además de establecer un puente a la jubilación para las personas mayores de 55 años que son parados de larga duración, o poner en marcha contratos relevo.

    "Si no hay Gobierno habremos perdido un tiempo que los ciudadanos no podemos perder porque lo necesitamos", ha advertido Álvarez, quien precisa que al dirigente de Podemos, Pablo Iglesias, "le hemos dicho los dos sindicatos que es imprescindible que avance en un Gobierno", mientras que valora la "voluntad importante" del máximo dirigente del PSOE, Pedro Sánchez, de llegar a acuerdo "con las limitaciones propias de quien no tiene mayoría de izquierdas y debe situarse en una posición ambivalente entre Podemos y Ciudadanos". Por su parte, a Ciudadanos le han planteado la necesidad de avanzar en un acuerdo.

    Álvarez considera que "aparentemente deberíamos tener avanzado el Gobierno, pero los partidos están mirando demasiado el retrovisor electoral, hay demasiado tacticismo y los ciudadanos quieren claridad y que el Gobierno le soluciones sus problemas".

    A su juicio, "la izquierda en este país tiene que estar a la altura y la mayoría de los ciudadanos que han votado a la izquierda piden que se encuentran y hallen soluciones; los partidos de izquierda deben responder al compromiso con los ciudadanos".

    No obstante, cree que "no todo está perdido", puesto que "quedan días", aunque reconoce que "parece difícil". Aún así, asegura que no se resigna a "pensar que los políticos miran más por el retrovisor que a la cara de los trabajadores, quienes piden un acuerdo y un Gobierno de progreso".

    SITUACIÓN CATALANA

    Preguntado por la situación en Cataluña, el derecho a decidir y su influencia en las negociaciones a nivel nacional, Álvarez ha recordado que el derecho a decidir "tiene que ver con la fecha cuando el Tribunal Constitucional decidió anular parte del Estatuto de Cataluña, tras haber sido ratificado por todas las instituciones, una anulación que es un gran error", tras lo que deja claro que "mucha gente está a favor del derecho a decidir y no a favor de la independencia", por lo que cree que "es bueno interpretar adecuadamente los conceptos y buscar puntos de acuerdo entre Cataluña y España", que es lo que ha defendido siempre.

    Apuesta por una relación entre Cataluña y el resto de España "donde haya más diálogo, menos exabruptos y pensar que actuando juntos podemos a corto y medio plazo tener proyectos importantes, mientras que separados sería un desastre para Cataluña y para España".

    "El derecho a decidir no es el derecho a la autodeterminación y si se hubieran sentado en una mesa los responsables políticos, con toda seguridad se hubieran encontrado puntos de encuentro", ha añadido.

    "METER AL SINDICATO AL LODO"

    Josep María Álvarez ha defendido la función del sindicato y considera que "se puede ver desde dos perspectivas, desde la empresa, donde los sindicatos mayoritarios viven una situación razonablemente bien con mayorías muy importantes en los resultados electorales, donde CCOO y UGT suman cerca del 75% y donde nuestros delegados son gente prestigiada".

    La segunda visión es la de los sindicatos en la sociedad, donde "hemos bajado de forma considerable", algo motivado "por no estar preparados en materia de gestión y administración de los recursos para vivir las situaciones que hemos vivido", especialmente los casos judiciales en los que está inmerso el sindicato, y también motivado por "la magnificación de algunos y el intento de meternos en el lodo para que saliéramos tocados".

    "Los poderosos saben que para poder desmontar el Estado del Bienestar necesitan desmontar a las organizaciones sindicales", ha agregado Álvarez, quien reconoce que UGT "no ha tenido una organización preparada para ciertas cuestiones y ha habido exageraciones que han contribuido a nuestro desprestigio en la sociedad, pero vamos a recuperar el prestigio de manera inmediata".

    El líder sindical ha dejado claro que el congreso confederal y en el congreso de UGT-A son "los dos instrumentos fundamentales para poder hacer frente a la nueva situación y hacer el sindicato transparente".

    En ese sentido, ha dejado claro que en Andalucía "hemos asumido responsabilidades políticas como no ha hecho ninguna organización en este país, sin condenas y con un grupo de personas imputadas relativamente pequeño". Ha añadido que la dirección de UGT-A "no tiene nada que ver con lo que está en los juzgados, y la organización ha asumido sus responsabilidades".

    Por ello, insiste en "dejar a la Justicia que trabaje con absoluta independencia y hacer que nuestra contabilidad y nuestra gestión en el sindicato sea transparente, sobre todo los recursos procedentes de las administraciones públicas".

    Considera que "se pone poco en valor la actitud de asumir responsabilidades políticas más allá de las judiciales, pues un sindicato debe ir más allá el Código Penal y hay cosas que no se han hecho bien", por lo que ha agradecido a la organización en Andalucía la "celeridad y el paso adelante que ha dado".