25 de enero de 2021
29 de julio de 2006

Ayesa cree que Confebask tiene constancia del envío de cartas de extorsión, pero que "no tiene interés" en desvelarlo

El presidente de la patronal navarra considera una "frivolidad" que Zapatero afirme que los envíos son hechos "aislados y puntuales"

BILBAO, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN), José Manuel Ayesa, se mostró hoy convencido de que la patronal vasca, Confebask, tiene constancia del envío de cartas de extorsión a empresarios, aunque cree que "no existe un interés claro" por desvelarlo. Asimismo, considera una "absoluta frivolidad" que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirme que estos envíos son hechos "aislados y puntuales", y manifiesta que el propio presidente "sabe muy bien que eso no es así".

En una entrevista en el diario El Correo, recogida por Europa Press, Ayesa asegura que, desde el alto el fuego decretado por ETA el pasado 22 de marzo, han detectado la existencia de tres remesas de cartas y confirma que cada una de las misivas lleva un código numérico, lo que permite saber que "ha sido un envío mucho mayor", aunque las cartas "no han sido denunciadas ni sacadas a la luz pública".

En este sentido, en referencia a las manifestaciones de Rodríguez Zapatero, quien aseguró que las cartas constituyen hechos "aislados y puntuales", Ayesa subraya que esas palabras son una "absoluta frivolidad" y precisa que, en esta ocasión, el presidente "sabe muy bien que eso no es así y que no se trata de algo puntual".

Cree que dudar de la existencia de estas cartas "está fuera de lugar y no tiene sentido", puesto que "el propio Gobierno ha reconocido su existencia, aunque le haya quitado valor", por lo que insiste en que no se puede cuestionar su existencia.

Por ello, cree que hay un intento por quitar valor a las denuncias de los empresarios, que "forma parte de una estrategia", según la cual "el Gobierno considera que estas misivas pueden estropear sus conversaciones con ETA y hace como que no existen".

CONFEBASK

Ayesa también afirma no tener "ninguna duda" de que Confebask tiene constancia de la existencia de cartas de extorsión y lamenta que no exista un interés claro de la patronal vasca por desvelar la existencia de las misivas.

Considera que esta actitud también forma parte de la estrategia "de intentar que el proceso de conversaciones con ETA llegue a buen puerto", y cree que el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero debería "forzar" a ETA y a la izquierda abertzale para que detengan los envíos porque la extorsión, "sin lugar a dudas", continúa.

"Sólo ha cambiado el lenguaje empleado por los terroristas. Ahora ya no amenazan de forma directa, sino que incluso se atreven a despedirse mandando al extorsionado 'calurosos saludos revolucionarios'", censura.

GRAN CINISMO

Para Ayesa, en la actualidad existe "un gran cinismo" que "forma parte de este llamado nuevo tiempo en el que por el llamado proceso de paz se intenta que las cosas parezcan diferentes a como realmente son".

Asegura que si no se ha presentado ninguna denuncia ante la Policía es porque existe "una falta de confianza en las autoridades" y lamenta que los empresarios que reciben cartas de extorsión ven que las instituciones "que tienen que velar por su seguridad miran para otro lado y hacen como si nada de esto estuviese ocurriendo".

Por ello, desvela la "indignación" que existe entre el empresariado navarro y afirma que negociar con ETA mientras prosigue la extorsión es una "inmoralidad".

Remarca que existe "una cierta preocupación", que desaparecería si los dos principales partidos de Navarra tuviesen una posición clara respecto al estatus de la comunidad, por lo que lamenta que el Partido Socialista muestre "ciertas dudas" y no sepa "muy bien qué intereses defiende".

"De lo que estoy seguro es de que durante los comicios del año que viene los ciudadanos navarros apoyarán a las fuerzas que defienden un estatus de Navarra diferenciado del vasco", concluye.