22 de enero de 2020
  • Martes, 21 de Enero
  • 3 de junio de 2009

    Economía/Laboral.- CEOE pide una estrategia global anticrisis y ve "limitado" el diálogo social

    Insiste en que hacen falta cambios en el mercado laboral y una reforma de la negociación colectiva

    MADRID, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

    El secretario general de la CEOE, José María Lacasa, aseguró hoy que el "goteo incesante" de medidas que el Gobierno ha ido negociando en el marco del diálogo social con patronal y sindicatos durante el último año ha tenido un "escaso impacto" en la creación de empleo, y pidió que se adopte una "estrategia global y omnicomprensiva" para afrontar la crisis, que no puede verse sustituida por una "mera declaración de intenciones" en favor un cambio de modelo productivo.

    Durante su comparecencia ante la Comisión de Trabajo e Inmigración del Congreso para explicar la postura de la patronal ante la tramitación del proyecto de ley de medidas de fomento del empleo, Lacasa recordó que el decreto origen de esta norma "no fue consensuado" con los agentes sociales por la negativa del Gobierno a abordar "reformas de mayor calado", lo que achacó también a las "limitaciones del diálogo social tripartito".

    "No fuimos capaces de hacer un diagnóstico compartido de la crisis", señaló, si bien admitió que algunos de sus contenidos "van en la dirección correcta". Así, lamentó la falta de "operatividad y pragmatismo" durante la negociación que se inició en junio del año pasado, y reconoció que el "inmovilismo" de las posiciones de las partes ha hecho que mucho de los temas debatidos "perdiesen actualidad".

    No obstante, recalcó la "apuesta inequívoca y clara" por el diálogo social por parte de la patronal. "Está en nuestros genes", remachó, si bien advirtió de que no se trabaja con un calendario en esta negociación. "El diálogo no se detiene ni un día", añadió, asegurando que se mantiene contactos en las 23 mesas que abiertas en busca de un "paquete potente" que permita a España "engancharse" a la recuperación.

    DEBATE A FONDO SOBRE EL ANC.

    Por otro lado, defendió que la "responsabilidad de los empresarios" por la competitividad de sus negocios es lo que ha impedido alcanzar una renovación del Acuerdo Interconfederal para la Negociación Colectiva (ANC), si bien advirtió que de prolongarse el modelo anterior se provocaría un "mayor destrucción" de empleo. "Necesitamos sentarnos a solas con los sindicatos para debatir a a fondo la estructura de la negociación colectiva y su flexibilización", incidió.

    Lacasa insistió en su defensa de una reforma laboral que permita una "recuperación rápida" de la creación de empleo basada en la "flexiseguridad" del mercado de trabajo, pese a las "sorprendentes críticas" que ha recibido la CEOE por defender este punto, si bien durante su intervención, obvió uno de los aspectos más polémicos de la propuesta de la CEOE para un 'contrato de crisis', el referente a la indemnización por despido.

    En lo que sí incidió es en la necesidad de seguir avanzando en reducir la "segmentación" del mercado laboral mediante un modelo que no disuada al empresario de hacer contratar a jóvenes y parados de larga duración.

    "SE HABLA DE CONTRATACIÓN, NO DE DESPIDO"

    "No nos podemos permitir el lujo de no hacer una oferta a esos colectivos", advirtió Lacasa, si bien aseguró que esto no implica "recortar los derechos" de los trabajadores ya contratados, y recordó que "se habla de contratación, no de despido". En cualquier caso, la patronal mantiene un contacto permanente con los sindicatos para "perfilar" el contenido de esta propuesta, a la que Lacasa se refirió como un punto de partida.

    En este sentido, recalcó que la apuesta del Gobierno por mejorar la protección social de los trabajadores debe verse necesaria complementada por una "flexibilización" de las condiciones para las empresas en mercados cada vez más globales y cambiantes. "Hay que proporcionar a las empresas un entorno flexible que les anime a contratar nuevos trabajadores y generar el mayor numero de empleos posibles", remachó.

    CONTRATOS PARCIALES ESTÁN ESTANCADOS

    Lacasa señaló que se puede avanzar en la contratación a tiempo parcial, que "sigue estancada" en un 12,5% del total de los contratos, por debajo de la media europea, debido a los elementos de rigidez que presenta su aplicación.

    Asimismo, abogó por hacer las reformas judiciales y legales necesarias para "homologación" de los procedimientos del despido colectivo a a países de nuestro entorno donde no existe la autorización previa de la administración para un Expediente de Regulación de Empleo (ERE).

    También abogó por una aplicación más rigurosa de lo contemplado en el Estatuto de los Trabajadores, donde se recoge las indemnizaciones por despido de 20 días en estos casos, si bien la media de lo que se aplica habitualmente está entre los 30 y los 45 días, lo que contrasta con otros países.

    PROPONE BAJAR HASTA EN TRES PUNTOS LAS COTIZACIONES

    "No creemos que querer parecernos a Dinamarca o Francia que a otros países menos competitivos sea radical en absoluto", arguyó Lacasa, quien lamentó que hasta ahora no se les ha dado la oportunidad de abrir este debate.

    Por otro lado, propuso "flexibilizar" los costes del trabajo, vía una rebaja de las contribuciones sociales que, a su juicio, "gravan, penalizan y limitan el empleo" una medida cuyo impacto presupuestario relativazo. "Calculamos que casi hasta tres puntos de reducción de cuotas de Seguridad Social se pueden asumir sin necesidad de tocar los impuestos", incidió.

    Además, defendió que se avance en la "normalización" de la intervención en la actuación de los agentes privado, es decir, las Empresas de Trabajo Temporal (ETTs) para la recolocación. "Quedan pocas excusas", advirtió.

    Por último, Lacasa consideró acertado que se prioricen los ERE temporales frente a los definitivos, pero pidió que, ya que a los trabajadores se les puede reponer hasta 120 días de prestaciones consumidas si pierden empleo, el empresario pueda beneficiarse de una bonificación del 100% de las cotizaciones durante un periodo de doce meses.