24 de abril de 2019
5 de diciembre de 2008

Economía/Laboral.- Las cláusulas de revisión salarial hacen que persista y se eleve la inflación, según Banco de España

MADRID, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Banco de España advierte de que las cláusulas de revisión salarial provocan una persistencia de la inflación y pueden introducir un "sesgo inflacionista" que contribuya a mantener una tasa de IPC más elevada, sin que ello resulte en un mayor crecimiento de los salarios reales.

En su último boletín económico, correspondiente al mes de noviembre, la institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez dedica un artículo completo a describir y analizar el impacto de la indiciación salarial sobre los precios, advirtiendo de que la utilización de estas cláusulas puede resultar "especialmente negativa" en la actual situación de la economía, que para su relanzamiento requiere mejorar su posición competitiva.

Según el Banco de España, la tasa de inflación es más elevada cuanto mayor es el grado de indiciación salarial y el grado de persistencia de la misma es más alto cuanto más se indician los salarios, de forma que las desviaciones del IPC "tenderán a ser más duraderas" en aquellos países donde existe un mayor nivel de indiciación salarial, como ocurre en España.

De hecho, la entidad subraya que una de las características "más peculiares" del mercado laboral español, no observada en la mayoría del resto de países europeos, es la presencia de cláusulas de salvaguarda en la mayor parte de los convenios colectivos que se firman, lo que origina, en su opinión, "un elevado grado de indiciación automática de los salarios a incrementos en los precios".

Concretamente, en España, cerca del 75% de los trabajadores con convenio está protegido por estas cláusulas frente a las desviaciones del IPC, porcentaje que contrasta con el de la mayor parte de los países europeos, que presentan cifras inferiores al 25%. Sólo Bélgica, Finlandia y Luxemburgo cuentan con un grado de cobertura igual o superior al caso español.

El Banco de España, que no es la primera vez que cuestiona el uso de estas cláusulas y advierte de sus efectos negativos sobre la inflación, afirma en este artículo que las cláusulas de revisión favorecen también los llamados 'efectos de segunda ronda', que acaban convirtiendo los aumentos transitorios de la inflación en permanentes.

Así, sostiene que la inflación en España es "más elevada y persistente" que en el área euro, con diferenciales medios del 1,6% entre 1996 y 2001, y del 1,8% entre 2002 y 2007, que perjudican la competitividad española.

ESPECIALMENTE NEGATIVAS EN LA ACTUAL COYUNTURA.

El instituto emisor señala que los efectos de la indiciación salarial pueden resultar "especialmente negativos" en la actual coyuntura económica, en la que, por un lado, se han producido repuntes transitorios de los precios que no deberían trasladarse a elevar los costes laborales, y por otro, para su recuperación y para la del empleo, necesita mejorar su posición competitiva.

En este sentido, el organismo asegura que las cláusulas de revisión, pese a haber tenido un "impacto pequeño" en la evolución salarial durante la década anterior, actualmente suponen "una parte considerable del incremento de los costes laborales".

De esta forma, argumenta, entre 2000 y 2007 la indiciación salarial fue el origen de aproximadamente el 15% del crecimiento de los costes laborales y del 13% de las tarifas salariales.

El Banco de España indica además que los incrementos salariales iniciales de los convenios con cláusula suelen ser inferiores a los que carecen de ella, si bien, una vez aplicadas las cláusulas de salvaguarda, las subidas salariales finales son superiores en los convenios que las tienen que en los que no disponen de este instrumento de indiciación.

La institución apunta asimismo que durante el periodo 1992-2007 la relación entre la incidencia de las cláusulas de revisión salarial y el crecimiento de los salarios reales fue negativa. "Es improbable que las cláusulas de revisión en función del comportamiento pasado de los precios consigan realmente aumentar el poder adquisitivo de los salarios", asegura.

Las cláusulas de revisión salarial han ido cobrando importancia en la negociación colectiva a partir de principios de la década actual y han aumentado su presencia, en parte, por las desviaciones de inflación sobre los objetivos iniciales.

La introducción de estas cláusulas es una pieza fundamental del Acuerdo Interconfederal de Negociación Colectiva (ANC) que sindicatos y empresarios llevan firmando desde el año 2002 y que ahora mismo están renegociando para su aplicación también en 2009.

El Banco de España afirma que estos acuerdos han elevado sólo ligeramente del porcentaje de trabajadores cubiertos por estas cláusulas, si bien considera que han incrementando la incidencia de las mismas, al acercar el umbral de inflación a partir del que se activa a la referencia de inflación del 2% que fija el Banco Central Europeo (BCE).