4 de abril de 2020
17 de marzo de 2008

Economía/Laboral.- Gobierno y agentes se reúnen para debatir el plan de reinserción para desempleados de la construcción

Trabajo intentará aprobar el plan en el primer Consejo de Ministros de la Legislatura

MADRID, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno se reunió hoy con los interlocutores sociales para debatir el plan de reinserción laboral para desempleados de la construcción y del sector inmobiliario que el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales elaboró el pasado mes de febrero, ante el incremento del desempleo en estos sectores durante los últimos meses.

Fuentes del Ministerio declararon a Europa Press que, tras este primer encuentro, habrá que ver si se incorporan las "recomendaciones" aportadas hoy por los interlocutores y las que trasmitirán los agentes durante los próximos días, con el objetivo de aprobar el plan en el primer Consejo de Ministros de la Legislatura, que se celebrará el próximo 11 de abril.

En este punto, las mismas fuentes afirmaron que es "probable" que el Plan se apruebe en estos plazos, en tanto en cuanto hay medidas que ya han sido consensuadas.

CC.OO. aseguró que la reunión se redujo a un "simple intercambio de papeles" y que mantendrán un segundo encuentro, probablemente entre el lunes y el miércoles de la próxima semana, en el que "se podrá concretar o no" un acuerdo.

Según el sindicato liderado por José María Fidalgo, el encuentro tenía como objetivo intercambiar "observaciones y consideraciones", de forma que los sindicatos y patronal han podido transmitir al Gobierno sus impresiones y propuestas acerca del borrador del plan que el Ejecutivo les remitió hace unas semanas.

Por su parte, CEOE confirmó a Europa Press su asistencia a la reunión y aseguró que de ahora en adelante se irán "alisando los papeles" intercambiados en el encuentro.

Desde UGT, el secretario confederal de Empleo del sindicato, Jesús Pérez, aseguró que el Gobierno "ha tomado nota" de las peticiones de los agentes sociales y que se ha comprometido a estudiarlas y a incluir posibles modificaciones en el plan antes de llevarlo al Consejo de Ministros.

Pérez consideró que las políticas activas de empleo que propone el Ministerio de Trabajo pueden servir de "acompañamiento" a otras iniciativas que el Gobierno tendrá que poner en marcha en el futuro porque "por sí solas" no solucionan el problema.

En este sentido, se mostró partidario del desarrollo de otras medidas que puedan potenciar el empleo en estos sectores, como las inversiones a corto plazo en vivienda protegida, la rehabilitación de cascos urbanos antiguos, la inversión en infraestructuras o en equipamientos públicos.

UGT QUIERE QUE EL PLAN SE INCLUYA EN LOS PGE.

"Mucha mano de obra se podría destinar a estas actuaciones", señaló Pérez, para quien la reunión mantenida hoy ha sido una consideración "de carácter general" porque, a su juicio, las políticas activas de empleo no sirven para crear muchos puestos de trabajo. "Estas políticas deberían haberse puesto en marcha antes", denunció.

Así, recordó algunas de las peticiones de UGT, como su apuesta por el reciclaje de los actuales tutores de los desempleados, además de la incorporación de 1.500 más, el carácter voluntario de las medidas que propone el Ministerio (cambio de sector laboral o movilidad geográfica), la financiación de este tipo de medidas a través de los Presupuestos Generales del Estado y la extensión del plan a todos los sectores de actividad.

"El plan tiene que dirigirse a todos los desempleados, no se puede hacer preferencias", señaló el secretario confederal de Empleo del sindicato a Europa Press, tras resaltar la importancia de llevar a cabo acciones preventivas para evitar el desempleo. "La medida tiene que ser para todos", sentenció.

EL PLAN DE REINSERCIÓN LABORAL.

El plan previsto por el Gobierno tendrá un coste de 201 millones de euros y una vigencia temporal limitada al año 2008. Con todo, a la vista de la evaluación que se realice en enero de 2009, el plan podría ser prorrogado, modificado o cancelado definitivamente.

Entre las medidas más destacadas incluidas en el borrador se encuentran el refuerzo de las oficinas de empleo con 1.500 orientadores, que elaborarán un plan personalizado de inserción para cada desempleado, diversas acciones formativas para trabajadores de las oficinas de empleo, así como un crédito suplementario de 150 millones de euros para la dotación de las medidas de formación e inserción contempladas en el plan.

Además, los trabajadores podrán recibir una ayuda económica de 350 euros al mes durante un máximo de tres meses compatible con el desarrollo de su itinerario personalizado, siempre que no sean beneficiarios de prestaciones y carezcan de rentas superiores al Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem) mensual.

El borrador del plan especifica que una vez expuesto el texto a los agentes sociales, y previa aprobación del mismo en el Consejo de Ministros, el Gabinete dirigido por Jesús Caldera habrá de reunirse también con las comunidades autónomas, que tendrán que desarrollar y aplicar las medidas incluidas en el plan.