30 de mayo de 2020
22 de septiembre de 2008

Economía/Laboral.- El Gobierno quiere aclarar en el Congreso su voto en Bruselas contra la directiva de las 65 horas

MADRID, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno quiere aprovechar la sesión de control en el Pleno del Congreso de los Diputados para aclarar el sentido de su voto en los debates preliminares que han tenido lugar en el seno del Consejo Europeo respecto a la iniciativa de ampliar la jornada semanal a 65 horas, acordada en junio por el Consejo de Ministros de Empleo y Política Social de la Unión Europea.

La iniciativa tendrá que ser aprobada definitivamente en el Pleno del Parlamento Europeo del próximo 19 de diciembre, en el que tanto el Gobierno español como el PSOE han reiterado que mantendrán una oposición clara.

Con esta intención, el secretario general del Grupo Parlamentario Socialista, Ramón Jáuregui, ha registrado una pregunta dirigida al ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ocasión en la que éste incidirá en la posición contraria a la Directiva de Ordenación del Tiempo de Trabajo que el Gobierno mantuvo en la última votación en Bruselas.

Ésta se produjo el pasado 15 de septiembre, en el marco de la reunión del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europeo, a la que asistió el secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido. Este órgano aprobó la directiva, si bien con el voto contrario de España y Grecia, así como la abstención de Bélgica, Portugal, Chipre, Hungría y Malta.

Sin embargo, este punto del orden del día se vio eclipsado por otras resoluciones del mismo Consejo, como la relativa a la situación en Georgia y a la derivada de los ataques de piratas en Somalia.

NO BLOQUEAR EL DEBATE.

Así, nadie lo mencionó durante el debate que tuvo lugar al día siguiente en el Congreso de los Diputados para acordar su rechazo de la directiva, durante el que todos los grupos de la oposición sí reprocharon al Gobierno su abstención en la primera votación europea, la de los ministros de Trabajo, en la que España sí se abstuvo.

El Gobierno justifica su decisión en su voluntad de lograr un acuerdo en Bruselas, para lo que era necesario no "bloquear" el debate.

Por este motivo, el Gobierno quiere utilizar el turno de preguntas del PSOE en la sesión de control de esta semana para aclarar esta cuestión, que el PP ha aprovechado para denunciar una "muestra de incoherencia" en las posiciones socialistas.