21 de mayo de 2019
  • Lunes, 20 de Mayo
  • 4 de junio de 2008

    Economía/Laboral.- UGT dice que el diálogo social no puede retrasarse más y exige al Gobierno que tome ya la iniciativa

    MADRID, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

    El secretario confederal de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, aseguró hoy que "no puede haber más demoras" en el inicio del proceso de diálogo social, y exigió al Gobierno que tome "ya" la iniciativa.

    En declaraciones a la prensa previas al inicio del sexto Comité Confederal del sindicato, Ferrer explicó que dicho proceso tendrá que contribuir a "recuperar la senda" del crecimiento económico y de la creación de empleo, así como a "culminar" los objetivos planteados en 2004 en materia de mercado de trabajo, Seguridad Social, dependencia, formación o igualdad, entre otros.

    El dirigente sindical puntualizó que UGT rechaza las propuestas de las "voces interesadas" que piden reformas laborales y del sistema de pensiones, con las que buscan "recortar derechos laborales y reducir la protección social", y aseguró que estas premisas provocarían un "fracaso rotundo" del diálogo social.

    Ferrer añadió que el diálogo social tendrá que servir para cambiar el modelo productivo y tomar medidas contra la desaceleración económica.

    En este sentido, abogó por el desarrollo de una "política industrial" y por una renovación del sistema de relaciones laborales que pase por una mejora del funcionamiento de las instituciones y por el desarrollo de un diálogo entre patronal y sindicatos sobre el modelo de negociación colectiva y las situaciones de "desprotección" de los derechos de los trabajadores.

    BAJADA DE TIPOS Y RECHAZO DEL "AJUSTE" SALARIAL.

    Respecto a la situación económica, Ferrer rechazó una posible subida de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE) y consideró que éste debería actuar de la misma forma que lo hizo la Reserva Federal de Estados Unidos (FED), que ha bajado los tipos en un 3,25% desde el pasado mes de septiembre.

    Así, consideró que los objetivos de la institución europea deberían ser, además del control de la inflación, el crecimiento de la economía y la creación de empleo.

    Además, el secretario confederal de Acción Sindical de UGT negó que exista una "relación causal" entre la subida de los precios y las políticas salariales, por lo que rechazó que tengan que ser los trabajadores los que "paguen" el incremento de la inflación a través de un "ajuste" de los sueldos.

    A largo plazo, Ferrer consideró que las medidas a emprender pasan por un cambio en el modelo de crecimiento que suponga una mayor inversión en aspectos como la tecnología, la formación o el capital humano.

    En el corto plazo, instó al Ejecutivo a que amplíe el paquete de medidas con el que pretende hacer frente a la desaceleración económica y pidió una "mayor intensidad" en la inversión pública en infraestructuras, equipamientos sociales y desarrollo de servicios sociales, entre otros.