16 de octubre de 2019
  • Martes, 15 de Octubre
  • 11 de marzo de 2009

    Economía/Macro.- Barroso pide desarrollar "estrategias nuevas y más ambiciosas" para luchar contra el paro

    Insiste en que si no se limpian los activos tóxicos de los bancos no se reactivará el crédito

    ESTRASBURGO (FRANCIA), 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

    El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, expresó hoy su "preocupación" por el "impacto social" de la crisis económica, y especialmente por el aumento del paro, y pidió a los Estados miembros que desarrollen y pongan en marcha "estrategias nuevas y más ambiciosas" para luchar contra el desempleo antes de la cumbre extraordinaria sobre empleo que se celebrará a principios de mayo en Praga.

    "Mi preocupación más importante, el test más importante al que nos enfrentamos, es el impacto social de esta crisis, especialmente el problema del aumento del paro", dijo Barroso en una comparecencia ante el pleno de la Eurocámara para explicar la agenda del Consejo Europeo de primavera que se celebrará en Bruselas los días 19 y 20 de diciembre.

    "Tenemos que centrar nuestra energía en el empleo y en ayudar a la gente a atravesar la crisis", insistió el máximo responsable del Ejecutivo comunitario, que reclamó "ambición" e "imaginación". "Debemos ayudar a las empresas a mantener a los trabajadores en sus plantilla, usar la formación de forma imaginativa para cubrir necesidades a corto y largo plazo, y ayudar a los que ya están en el paro", dijo Barroso.

    Reclamó finalmente aprovechar al máximo los instrumentos nacionales para ayudar a los parados y también los instrumentos comunitarios, como el Fondo Social Europeo y el Fondo de Adaptación a la Globalización. Y pidió que en la elaboración de los nuevos planes de lucha contra el paro se tenga en cuenta a los interlocutores sociales, la sociedad civil y la Eurocámara.

    A juicio del presidente de la Comisión, la cumbre del 19 y 20 de marzo debe servir para "aumentar la velocidad" en la respuesta a la crisis y mejorar la coordinación entre los Estados miembros. "Es un tipo de crisis nueva. Nunca hemos visto una crisis de esta dimensión, amplitud y velocidad", resaltó Barroso.

    Indicó que los líderes europeos deben dar prioridad también a la estabilización del sistema financiero y pactar una respuesta coordinada para el tratamiento de los activos tóxicos, que constituyen "el principal obstáculo a la reactivación de los flujos de crédito". "Sin limpiar el sistema bancario no veremos una reactivación del crédito", afirmó el presidente de la Comisión.

    El Consejo Europeo de primavera debe servir además para dar un primer impulso a la reforma del sistema de supervisión bancaria de la UE, basándose en el informe del grupo de expertos presidido por el ex director del Fondo Monetario Internacional, Jacques Delarosière. Y para hacer una primera revisión de las medidas de estímulo adoptadas por los diferentes Estados miembros para combatir la crisis, y que sumadas al aumento de gasto público por el incremento del paro, equivalen al 3,3% del PIB, según recordó Barroso.

    El presidente de la Comisión lanzó además un nuevo llamamiento a los Gobiernos para que eviten cualquier medida que sea proteccionista o tenga efectos negativos en el resto de los Estados miembros. Un llamamiento que fue secundado por el viceprimer ministro checo, Alexandr Vondra, cuyo país ocupa la presidencia de turno de la UE.

    "No protegeremos puestos de trabajo creando barreras a la competencia exterior. Tenemos que aprovechar al máximo el mercado interior como motor para la recuperación. El proteccionismo no es la respuesta correcta para enfrentarse a la crisis, sino más bien lo contrario. Más que nunca, nuestras empresas necesitan mercados abiertos tanto en la UE como a nivel internacional", dijo Vondra.