22 de octubre de 2020
18 de diciembre de 2009

Economía/Macro.- CEOE dice que tiene una relación "súper cordial" con el Gobierno y que está "muy cómoda en su pellejo"

MADRID, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de la CEOE y presidente de la Comisión de Relaciones Internacionales de la patronal, Jesús Banegas, aseguró hoy que las relaciones de la organización empresarial con el Gobierno no son difíciles, sino "súper cordiales, magníficas y muy fluídas".

Banegas, en un encuentro con la prensa para explicar las prioridades de la CEOE de cara a la Presidencia española de la UE, subrayó que la patronal trabaja diariamente con el Gobierno en "muchos frentes" y lamentó que siempre se ponga el acento sobre el tema de las relaciones laborales.

El vicepresidente de la CEOE respondía así al ser preguntado por cómo podría afectar su relación con el Gobierno a los objetivos a conseguir durante la Presidencia española de la UE. En su opinión, "no hay riesgo de que un malestar ocasional" sobre algún tema concreto se traslade al trabajo que hay que hacer durante la Presidencia de turno de la UE.

Banegas aseguró que el espíritu de la CEOE siempre ha sido el de estar abierta a la negociación y al diálogo y, en este sentido, declaró que, "pase lo que pase", su organización tendrá siempre la esperanza de forma parte de las mesas de diálogo social.

Así, y en cuanto a las propuestas del mundo empresarial para el diálogo social, Banegas dijo que la CEOE "se siente muy cómoda en su pellejo", porque lo que defiende es algo fundamental para el funcionamiento de un país y de su economía: la función empresarial.

"Queremos que la empresa se adapte a las circunstancias económicas y cree empleo y cada vez que nos den la oportunidad, nos sentaremos a negociar y defendemos nuestras propuestas con ahínco", subrayó.

EUROPA NECESITA LAS MISMAS REFORMAS QUE ESPAÑA.

Banegas explicó que las prioridades de la CEOE para el periodo de Presidencia española de la UE pasan por garantizar en Europa unas reglas de juego "claras y estables", con instituciones ágiles y coordinadas; por garantizar un suministro energético seguro y a precios más bajos; por que la UE actúe con una sola voz, y por aumentar la competitividad creando un verdadero mercado interior, libre de barreras y restricciones.

El vicepresidente de la CEOE destacó que la situación económica debe ser un estímulo para que España, durante la Presidencia de la UE, asuma un papel de liderazgo, sabiendo que la salida de la crisis se logrará acometiendo "reformas estructurales" con "rapidez y valentía".

Las reformas que la CEOE quiere para Europa encajan con lo que quiere para España y, de hecho, Banegas cree que algunas reformas, posiblemente poco populares, se aceptarían mejor en España si antes se hicieran a nivel europeo.

En materia laboral, la CEOE considera que tanto Europa como España deberían converger hacia los modelos que dan mejores resultados, es decir, hacia aquellos que, por ejemplo, tienen tasas de paro muy bajas y donde con poco crecimiento económico se crea empleo, no como en el caso español, en el que se precisa un crecimiento del PIB del 2% para crear puestos de trabajo.

En su opinión, España necesita flexibilizar sus relaciones laborales para que las empresas puedan adaptarse mejor a los ciclos económicos. "Tenemos el máximo nivel de paro pero también el máximo nivel de crecimiento salarial", expuso.

Banegas argumentó que el mercado laboral español es mucho más rígido que el de otros países y se mostró convencido de que los trabajadores españoles preferirían moderar sus salarios para tener más empleo y menos paro.

Si la creación de empleo es el primer desafío al que se enfrentan Europa y España, el déficit en el que se ha incurrido en muchos países para amortiguar la crisis no lo es menos. Banegas cree que para rebajarlo hace falta gastar menos e ingresar más, por lo que subir los impuestos, dijo, no beneficia, sino que debilita el crecimiento económico.