26 de abril de 2019
7 de noviembre de 2010

Economía.- Méndez pide a Zapatero que "se implique" en la reforma de pensiones y de la negociación colectiva

MADRID, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha anticipado que los sindicatos "presionarán" al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para que "se implique" en las reformas de las pensiones y de la negociación colectiva.

"Fue él mismo quien dijo que quería pilotar personalmente el diálogo social", recuerda Méndez en una entrevista publicada en el último número de la revista 'Actualidad Sindical'. Para el líder de UGT, esta proclama constituirá la agenda sindical tras el "punto de inflexión" de la huelga general del 29 de septiembre.

Méndez también afirma que junto a su homólogo de CC.OO, Ignacio Fernández Toxo, "mantendrá la batalla" contra la reforma laboral para obligar al Gobierno a rectificar y dar marcha atrás. En este sentido, alude a la recogida de medio millón de firmas para que el debate sobre esta reforma se reabra en el Parlamento, ya que los sindicatos siguen pensando que es "necesaria" una rectificación "en profundidad" de la política económica.

"Hay que abordar una reforma laboral que tenga como esencia el empleo, su calidad y su protección, y que defina un nuevo modelo productivo que saque a España del estancamiento", explica el secretario general de UGT, para después censurar una vez más la congelación de las pensiones. "Ya basta de dar el hachazo siempre en términos de recorte de gastos en el sistema público de pensiones", cuestiona.

"PÁNICO" DE ZAPATERO A LOS MERCADOS.

En cuanto al 'giro' de las políticas del presidente del Ejecutivo, Méndez lo achaca al "pánico" por la presión de los inversores internacionales sobre la UE a principios de mayo. "Es el pánico lo único que puede explicar que (Zapatero) haya terminado aceptando una lógica de actuación que él mismo dice que está en contradicción con sus planteamientos", subraya.

El líder sindical también vuelve a advertir de que el recorte del déficit por la vía del gasto provocará un "retraso" de la recuperación y una nueva escalada del paro. "No estamos diciendo que no haya que reducir el déficit, lo que decimos es que reducirlo al 3% a ese ritmo implica unos sacrificios inasumibles por la sociedad", aclaró.