7 de diciembre de 2019
  • Viernes, 6 de Diciembre
  • 10 de diciembre de 2014

    Patronal y sindicatos admiten posiciones aún "distantes" en la renovación del marco de negociación colectiva

    MADRID, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

    Los 'segundas espadas' de la patronal y sindicatos han escenificado este miércoles sus diferencias en las negociaciones del III Acuerdo Interconfederal para la Negociación Colectiva (AENC), especialmente en lo que se refiere a la evolución de los salarios para los próximos dos años, y mientras los empresarios se muestran optimistas ante un próximo acuerdo, las centrales matizan que éste aún está "verde".

    En plena negociación de ese III AENC, la XXVII Jornada de Estudio sobre Negociación Colectiva ha sentado en la misma mesa al secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, la coordinadora de la Secretaría de Acción Sindical de CC.OO., Rita Moreno, la directora del Departamento Socio Laboral de Cepyme, Teresa Díaz de Teherán, y el director de Relaciones Laborales de CEOE, Jordi García Viña.

    Por parte de la CEOE, García Viña ha comenzando con un diagnóstico compartido: "Los niveles de paro son inaguantables". A partir de ahí, ha explicado que detrás de esta situación está una "desaparición importantísima de empresas, como nunca la ha habido". Y esto se ha producido, en parte, por la "rigidez" de la legislación, que impide a las empresas a adaptarse a las necesidades que impone la economía y, en última instancia, de los clientes y consumidores.

    Por tanto, desde CEOE se pide flexibilidad. Pero además, García Viña ha hecho un llamamiento a "no lanzar las campañas al vuelo ni ser eufóricos" en estos primeros compases de recuperación económica. Ambas circunstancias requieren, a su juicio, un III AENC que mantenga la "moderación" de los salarios y que introduzca nuevos mecanismos de flexibilidad para poder crear empleo.

    "Es verdad que los costes laborales han caído, sobre todo por el desempleo, pero la situación no permite hacer subidas salariales muy elevadas y los datos son muy tozudos: entre el 90% y el 95% de los convenios que se firma, la subida salarial se sitúa en el 0,6%", ha añadido. Posteriormente, ha aclarado en declaraciones a Europa Press que la propuesta de CEOE parte de ese incremento del 0,6%, pero que en ella caben incrementos superiores en 2015 y 2016 en función de la evolución del PIB.

    Además, el representante de CEOE considera que los agentes sociales deben "apostar claramente por los acuerdos en la actividad diaria, pero bloqueados, en los que el acuerdo es el final, porque sino, no tiene efecto", y por hacer el "máximo esfuerzo" por alcanzarlos, teniendo en cuenta que ello llevará a "hacer esfuerzos en muchas ocasiones dolorosos".

    García Viña también pide al Gobierno avanzar en las reformas laborales porque "no son suficientes"; adoptar nuevas medidas para avanzar en la competitividad de las empresas, especialmente en materia energética; rebajar cotizaciones sociales; mejorar la eficiencia de los servicios públicos de empleo y hacer "una verdadera revolución en materia de formación.

    También por parte de los empresarios, Teherán ha señalado que Cepyme apuesta por favorecer la competitividad de las empresas, y por introducir mecanismos de flexibilidad equilibrada en las empresas y en las relaciones laborales. Pero ha resaltado que "todo debe ir acompañado de un escenario de incrementos salariales moderados".

    "Es necesario ser muy prudentes, y por eso, hablando de circunstancias económicas mejores, tenemos que seguir siendo prudentes", ha añadido, para apostillar que "la situación invita a la esperanza, pero queda un largo camino por recorrer para tener un tejido empresarial fortalecido".

    Con todo, ambos representantes empresariales se han mostrado optimistas ante la posibilidad de cerrar un acuerdo en breve. Desde el inicio de las negociaciones se ha determinado que el acuerdo debería suscribirse antes de final de año, sin embargo, la coordinadora de la Secretaría de Acción Sindical de CC.OO ha señalado que, de no ser así, "no sería la primera vez de que el acuerdo (marco de negociación colectiva) se después de haber vencido el anterior". "Hay que seguir explorando", ha explicado, al tiempo que Ferrer ha ido más allá y ha dicho que el acuerdo aún está "verde".

    EL ACUERDO ESTÁ "VERDE".

    Así, en el turno de los sindicatos, Ferrer no se ha andado con rodeos: "Escuchando a Jordi (García Viña), veo que tenemos dificultades". Dicho esto, ha explicado que actualmente los salarios están en niveles de 2007 porque "no están incorporando las mejoras de la productividad" y se están viendo a arrastrados por las menores reducciones de los crecientes contratos a tiempo parcial.

    Por ello, ha apostado por que el III AENC potencie el empleo estable y de calidad, y porque los salarios se determinen en cada unidad de negociación (empresa o sector), en función de la productividad nominal, que incluiría también los precios. Además, Ferrer ha considerado "imprescindible" tomar en consideración las cláusulas de revisión salarial. A partir de ahí, ha dicho que "habrá sectores en los que podrán subir los salarios y en los que no".

    Sea como fuere, para el secretario de Acción Sindical de UGT lo que está claro es que "no hay una diferencia cuantitativas (sobre salarios), sino cualitativas", que se suman, según ha asegurado, a "posiciones distantes" también en la utilización de la contratación temporal, en la flexibilidad interna y en igualdad.

    Por su parte, Moreno los sindicatos no sólo quieren creación de empleo, sino que éste sea de calidad. "No nos sirve el empleo que se está creando en España, hay que reforzar el empleo estable para sacar del pozo a los que no pueden ir a las compras de Navidad; no sólo es que se sigan cerrando empresas y tiendas, sino que hay gente que no puede ir a esas tiendas", ha dicho.

    "Hay que dar un giro en la orientación en política salarial, sin él no vemos factible un acuerdo. Y para salir de la brecha hay que potenciar la demanda interna, con una apuesta por el empleo indefinido y la flexibilidad interna negociada, no produciendo cómo y dónde quieran los clientes y los consumidores", ha sentenciado en referencia a las palabras de García Viña.

    Para leer más