26 de septiembre de 2020
8 de junio de 2020

Escrivá celebra haber recuperado ya más de un 20% del empleo perdido en la crisis del coronavirus

Escrivá celebra haber recuperado ya más de un 20% del empleo perdido en la crisis del coronavirus
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, en su comparecencia en el Congreso - CONGRESO

MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Inclusión, Migraciones y Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha celebrado este lunes en el Congreso de los Diputados que la economía española haya recuperado ya más de un 20% del empleo destruido desde el estallido de la pandemia del coronavirus y la consecuente crisis económica por las restricciones establecidas para controlarla.

Si hasta el 4 de mayo la Seguridad Social perdió unos 948.000 afiliados, el sistema ha recuperado 202.000 nuevos afiliados, ha explicado Escrivá ante la Comisión de Trabajo de la Cámara Baja, a la que ha acudido para rendir cuentas del nuevo ingreso mínimo vital aprobado por el Gobierno, y en la que ha augurado nuevos "datos positivos" para este mes de junio.

En el caso de los ERTE, por ejemplo, ha asegurado la sorpresa del Gobierno al comprobar el ritmo de incorporación de la actividad en empresas en las que se habían aplicado, algo que ha atribuido al "esquema de incentivos" incorporado para facilitar la reanudación de los negocios y el levantamiento del expediente.

Tras alcanzar el punto máximo de personas afectadas por estos expedientes el 30 de abril, con 3,38 millones de personas afectadas, el pasado 3 de junio se quedaban en 2,8 millones, con caídas tanto en los de fuerza mayor (2,45 millones, un 20% menos que en el nivel máximo) como en los de no fuerza mayor (340.000 afiliados, un 10% menos que el nivel máximo).

"Cuando íbamos a 3,4 millones de personas afectadas era difícil prever que tuviéramos 600.000 personas menos en ERTE", ha dicho Escrivá, en referencia a la caída de 587.000 personas menos afectadas por estos expedientes.

MUJERES Y JÓVENES, EL EMPLEO QUE TARDA MÁS EN RECUPERARSE

Analizando la tipología del empleo recuperado, ha remarcado cómo "emerge una realidad", la "tristeza" de que el ajuste se centra especialmente en los contratos de carácter temporal, con 672.000 empleos destruidos desde el 11 de marzo hasta el 30 de abril, poco más de mes y medio, de los que se han recuperado 130.000 puestos de trabajo.

Por regímenes, el de autónomos y el de agrarios, que lejos de perder, ha incrementado afiliados en este período, son los menos perjudicados por la crisis, una situación que el ministro ha asociado a las medidas aprobadas, para facilitar la contratación en el campo y por la prestación extraordinaria por cese de actividad, facilitada y por la cual la persona autónoma continúa afiliada.

En el caso de la destrucción de empleos por edades, Escrivá ha mostrado la asimetría, concentrada esta destrucción en edades más jóvenes, pero sin liderar tampoco la recuperación de empleos desde mayo.

Una situación similar a la de las mujeres, que si bien no perdieron tantos empleos como los hombres --423.000 frente a 524.000 de hombres-- la recuperación se centra fundamentalmente en estos últimos, con 169.000 nuevos puestos de trabajo de hombres, frente a los sólo 31.000 de mujeres.

PIDE CENTRARSE EN DATOS DE AHORA Y NO EN PREVISIONES

Y es que en su comparecencia, Escrivá ha reclamado centrar la atención en los datos obtenidos desde el estallido de la crisis, y no tanto a las previsiones, pues los rangos de variación exigida ante la incertidumbre asociada a este tipo de crisis les convierten, a su juicio, en "poco útiles".

"Es mucho más interesante ver qué es lo que está pasando. Los datos nos permiten más que nunca ver qué se está recuperando, qué cayó más para focalizar más las políticas", ha insistido Escrivá, señalando que este análisis, sector por sector, permite preparar cómo adaptar los mecanismos de los ERTE a partir del 30 de junio.

Para el titular de Seguridad Social, habrá que vigilar la exoneración de las cuotas en los que la recuperación no llegue a niveles suficientes y estén afectados de forma más intensa, y ha pedido que esta adaptación "sea lo más flexible posible y lo más focalizada posible".