19 de septiembre de 2019
  • Miércoles, 18 de Septiembre
  • 11 de julio de 2019

    Más de 27.000 trabajadores del sector de la limpieza no fueron a trabajar ni un día en 2018

    Más de 27.000 trabajadores del sector de la limpieza no fueron a trabajar ni un día en 2018
    Trabajador, trabajando, trabajo, empleo, paro, parado, parados, desempleo, limpieza, limpiando, Plaza España, fuenteEUROPA PRESS - ARCHIVO

    MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

    Un total de 27.107 trabajadores del sector de la limpieza no acudieron a trabajar ni un solo día durante 2018, cifra que representa casi el 6,2% del total de trabajadores de este sector, frente a los 22.946 que no lo hicieron en 2017, según se desprende de un estudio realizado por la Asociación Profesional de Empresas de la Limpieza (Aspel).

    Durante la presentación del informe, el presidente de Aspel, Juan Díez de los Ríos, ha puesto de relieve que ahora, tras la caída en los años de la crisis, se está registrando un incremento casi exponencial del absentismo, que es más acusado en este sector.

    "Esto es una preocupación, es dinero que se va por el desagüe de las empresas y de las propias mutuas", ha avisado, tras pedir que se mejore esta situación. "No podemos pensar que hay más enfermedades ahora que en 2013, porque no es verdad", ha añadido.

    Entre 2013 y 2018, el absentismo en el sector de la limpieza ha crecido en más de 14.136 trabajadores y ha supuesto un coste para las empresas de 500 millones de euros, según Aspel.

    En concreto, de esta pérdida de 500 millones, un total de 242,7 millones es el coste que ha supuesto el absentismo en el sector de la limpieza para las empresas, mientras que 267,2 millones es lo que le ha costado tanto a la Seguridad Social (Mutuas) como al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS).

    En 2018, la duración media de las bajas por contingencias comunes ha sido más elevada en el sector de la limpieza y ha alcanzado una duración media de 54,64 días frente a la duración media de 40,3 días registrada en el resto de los sectores.

    En comparación con el año anterior, supone un incremento del 0,64% en el caso de la limpieza y del 1,05% en los demás sectores. Asimismo, el estudio también apunta que en 2018 se registraron 34,69 bajas por contingencias comunes al mes por cada 1.000 trabajadores en el sector de la limpieza, frente a los 23,47 casos en el total de sectores.

    Por regiones, Barcelona, Guadalajara, Álava, Toledo y Madrid son las provincias donde hubo una mayor incidencia de las bajas por contingencias comunes. Teniendo en cuenta la duración, las bajas por contingencias comunes duraron más en 2018 en León, Albacete, Asturias y Lugo.

    La patronal ha afirmado que, aunque no es una situación generalizada, están viendo cómo en algunos casos el médico de la Seguridad Social da la baja al paciente por casos que no son enfermedades como tal, sino que son más "temas sociales".

    El presidente de Aspel ha afirmado que la patronal de la limpieza está esperando a que haya gobierno para involucrar a la Tesorería en el absentismo y "meterle mano a este asunto".

    "Nuestra idea es que estudiemos junto a la Seguridad Social y veamos qué ocurre y qué soluciones hay", ha remarcado Díez de los Ríos, tras insistir en que si se arregla un poco el absentismo se gana dinero.

    PREOCUPACIÓN POR SI EL SMI SUBE A 1.200 EUROS AL MES

    Sobre el incremento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), el presidente de Aspel ha afirmado que "le preocupa que haya nuevos incrementos del salario mínimo" y que el Gobierno no lo pague en los contratos públicos con el sector de la limpieza. "Nos preocupa que la subida del SMI no la podamos repercutir en ningún contrato. Es de locos", ha apostillado.

    No obstante, ha resaltado que en el sector de la limpieza no ha afectado mucho la subida del SMI a 900 euros, sólo a cuatro convenios. Sin embargo, ha afirmado que "le preocupa" lo que pueda pasar. "La subida a 1.000 euros es gorda, pero si el SMI acaba en 1.200 euros va a ser fatal, porque afectará a todos los convenios", ha explicado.

    "Lo peor no es el SMI, a ningún empresario le chirría porque al final en el resto de los sectores pueden repercutirlo, pero en el nuestro no", ha apostillado.

    Preguntado sobre el registro horario, Díez de los Ríos ha afirmado que en el tiempo parcial es "complicadísimo" controlarlo.