24 de mayo de 2019
9 de enero de 2008

Economía/Legal.- Las insolvencias judiciales crecen un 16,2% durante 2007 y superan el millar

MADRID, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

España registró el pasado año 1.039 procesos concursales, una cifra que sitúa el crecimiento de los niveles de insolvencia judicial en el 16,2% frente a 2006, según se desprende del seguimiento de las insolvencias judiciales en España que realizado por Crédito y Caución, hecho público hoy.

Los datos, publicados en el Boletín Oficial del Estado, reflejan que por primera vez desde la entrada en vigor de la Ley Concursal, que sustituyó a la anterior legislación de suspensiones de pagos y quiebras, el número de insolvencias judiciales anuales ha superado la barrera del millar.

El cuarto trimestre de 2007 fue el que más empeoró con un aumento del 35,5% en relación con el mismo periodo del año anterior. Esta concursalidad creciente está relacionada con el crecimiento de los niveles de impago empresarial, que los datos propios de Crédito y Caución sitúan en el 13,6% durante los primeros once meses de 2007.

Además, la progresiva maduración de la propia Ley Concursal, tres años después de su entrada en vigor, también ayuda a explicar el incremento del número de insolvencias judiciales.

Seis de las 17 Comunidades Autónomas registraron un menor número de procesos concursales en 2007 que en 2006. Se trata de comunidades con un peso específico menor que no supera en ningún caso el 5% del total de insolvencias judiciales.

En Cataluña se concentran casi uno de cada cuatro procesos concursales y registró un significativo empeoramiento del 33,2% frente a los valores de 2006. Otras comunidades que registran empeoramientos relevantes son la Comunidad Valenciana (18,5%), Galicia (41,9%) y Castilla y León (80%).

Los analistas del área de recobros de Crédito y Caución prevén que esta tendencia se mantenga al menos durante el primer semestre de 2008.

Además, los analistas de la Compañía no descartan que en 2008 podamos asistir al inicio de un cambio relevante en las estrategias de las empresas de mayor tamaño que, hasta ahora, no han acudido a este tipo de procedimientos para hacer frente a las dificultades económicas.

El comportamiento de los tres primeros meses del año será un claro indicador de la tendencia del ejercicio en este sentido. En cualquier caso, el prototipo de la gran mayoría de las insolvencias judiciales será el de una pequeña o mediana empresa creada hace menos de cinco años con un máximo de 50 empleados y cinco millones de euros de volumen de ventas anuales que carecen de la capacidad financiera para afrontar la actual coyuntura, concluyen los analistas.