21 de agosto de 2019
  • Martes, 20 de Agosto
  • 23 de noviembre de 2018

    Riu Hotels & Resorts defiende que la seguridad estructural del Edificio España no ha estado nunca comprometida

    Riu Hotels & Resorts defiende que la seguridad estructural del Edificio España no ha estado nunca comprometida
    EUROPA PRESS - ARCHIVO

    MADRID, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

    La cadena hotelera Riu Hotels & Resorts, dueña del Edificio España, ha defendido este viernes que la seguridad estructural del inmueble "no ha estado nunca, ni está ahora" comprometida y ha subrayado que ha cumplido "escrupulosamente con toda la normativa" exigida para acometer las obras.

    Los propietarios del Edificio España han respondido así a la decisión del Juzgado de Primera Instancia número 67 de Madrid de ordenar la suspensión inmediata de las obras, una notificación que el Grupo RIU dice no haber recibido.

    La suspensión de las obras se ha acordado después de que el Grupo Baraka, del empresario Trinatario Casanova, acudiera a los tribunales para denunciar supuestas irregularidades en el refuerzo de la estructura.

    Por contra, la cadena hotelera ha defendido en un comunicado que la seguridad estructural del edificio "no ha estado nunca, ni está ahora, comprometida", algo que han avalado en distintas ocasiones, según ha recordado, desde el Ayuntamiento de Madrid y todos los órganos competentes para ello.

    En esta línea, ha recordado que la dirección facultativa de la obra, único órgano legitimado para tomar las decisiones técnicas que afectan a cualquier aspecto de la misma, ha garantizado que no existe peligro.

    "Las obras que se están realizando en ningún caso ponen en peligro la estabilidad del edificio, cumpliendo escrupulosamente con toda la normativa que les es de aplicación", han subrayado desde el equipo formado arquitecto director José Luis Martínez, el arquitecto técnico Ángel Núñez y el resto del equipo de la empresa Arditécnica S.L.

    Igualmente, ha argumentado que la empresa encargada de las obras, Ortiz Construcciones, ha dejado claro "en ningún momento se ha tratado de eliminar refuerzos para economizar en importe o plazo y que de hecho se están reforzando más elementos de los planificados inicialmente".

    En cualquier caso y a pesar de no haber recibido hasta el momento "ninguna notificación" sobre esta resolución, Grupo RIU ha subrayado que "respetará en todo momento" todas las decisiones judiciales y "colaborará en todo lo que esté a su alcance para dirimir ante la Justicia la verdad, con las pruebas documentales y testimoniales que correspondan".

    No obstante, la cadena hotelera ha denunciado los "ataques" contra su imagen que sigue recibiendo con el objetivo de "desprestigiar" a la compañía que, según ha recalcado, "en todo momento ha demostrado las garantías de seguridad y legalidad necesarias para poner en marcha y avanzar la obra" de este edificio.

    ANTECEDENTES DEL CONFLICTO

    El grupo de Casanova vendió en junio de 2017 la sociedad propietaria del Edificio España (que adquirió antes al grupo Wanda) a la cadena hotelera, firmando ambas partes un documento por el que Baraka Renta pasaría a ser propietaria de la zona comercial una vez que se avanzara en la construcción y se realizara la declaración definitiva de obra nueva y la escritura de división horizontal independiente.

    RIU Hotels & Resort siempre ha defendido que se trataba de "un contrato de mandato, no representativo, de venta para la búsqueda de inversores de la zona comercial dentro de un periodo, que Baraka no ha cumplido pese a los reiterados requerimientos por parte de la cadena, para adquirir 15.000 metros cuadrados de zona comercial, parte de las dos primeras plantas, a cambio de la correspondiente comisión.

    El futuro hotel Riu Plaza de Madrid será el primer hotel urbano de la cadena hotelera RIU en España y se convertirá en el "buque insignia" de la compañía en el país.

    Tendrá una categoría de 4 estrellas, 585 habitaciones y 18 salas de reuniones que ocuparán un espacio de casi 3.000 metros cuadrados. Además, contará con dos restaurantes y un sky bar que ocupará las plantas 25 y 26, con vistas de 360º a la ciudad.