16 de junio de 2019
  • Viernes, 14 de Junio
  • 20 de julio de 2016

    La Agencia de Inversiones en Turquía confía en la pronta estabilización de los mercados

    MADRID, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La Agencia de Promoción y Apoyo a las Inversiones de Turquía (ISPAT), dependiente del Ministerio de la Presidencia de la República de Turquía, ha condenado el reciente intento fallido de golpe de Estado en Turquía y ha expresado su convencimiento de que los mercados se estabilizarán en pocos días.

    En un comunicado, ISPAT ha manifestado que "la unión del pueblo turco y la clase política en defensa de las instituciones y del presidente elegido democráticamente, Recep Tayyip Erdogan, no han hecho sino reforzar la democracia en el país y favorecer un entorno político más estable".

    Así, indica que mientras que la caída de precios a corto plazo en los mercados financieros es una reacción habitual tras un acontecimiento de este tipo, "la normalidad está volviendo a los mercados, que se estabilizarán en un par de días gracias a las medidas que se están tomando".

    La agencia gubernamental destaca que Turquía "ha sido y será capaz" de mantener una base macroeconómica "sólida" gracias a las políticas fiscales y monetarias de apoyo que se están aplicando. A este respecto, recuerda que la economía turca ha estado creciendo "fuertemente" durante los últimos 14 años con una tasa de crecimiento medio del PIB del 4,7%, siendo una de las economías con mayor velocidad de crecimiento en el mundo.

    Además, en el primer trimestre de 2016, Turquía ha logrado una tasa de crecimiento del 4,8%, a pesar de la modesta recuperación global de la economía mundial.

    Según ISPAT, el Gobierno turco ha estado introduciendo reformas estructurales para mejorar el clima de inversión y de negocios en Turquía, gracias a las cuales la cantidad de inversiones extranjeras directas, que durante el período 1923-2002 sumaban alrededor de 15.000 millones de dólares (13.642 millones de euros al cambio actual), aumentaron a más de 165.000 millones de dólares (150.062 millones de euros) entre 2003 y 2015. También durante este período el número de empresas de propiedad extranjera aumentó de 5.600 a casi 46.000.

    En su opinión, la reacción del pueblo turco ante los recientes acontecimientos "favorecerá el restablecimiento de la confianza de los mercados a corto plazo; una recuperación alentada además por las reformas económicas que emprenda el Gobierno y que favorecerán a la democracia turca".

    Así, se congratula de que los inversores internacionales están mostrando "una creciente confianza e interés" por invertir en Turquía, "un país que siempre se ha mostrado fuerte durante los períodos de agitación global y doméstica en el pasado".

    Para leer más