27 de junio de 2019
  • Miércoles, 26 de Junio
  • 13 de abril de 2016

    La AIReF cree que el PIB crecerá al 2,5% durante los próximos cuatro años

    La AIReF cree que el PIB crecerá al 2,5% durante los próximos cuatro años
    CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

    MADRID, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

       El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá, calcula que en los próximos cuatro años la economía española podrá crecer a un ritmo del 2,5% anual si se mantiene el entorno exterior y aunque no se tomen nuevas medidas de política fiscal y económica, pero avisa de que en el medio plazo no se podrá mantener un incremento promedio del 2% sin reformas adicionales.

    Durante su comparecencia ante la Comisión de Presupuestos del Congreso, Escrivá ha señalado que estas previsiones suponen una cierta "desaceleración" con respecto al crecimiento actual, en tasas cercanas al 3% durante el primer semestre de este ejercicio, y ha advertido además de que este "escenario favorable" está sometido a "riesgos" de distinta naturaleza por lo que hay que "proceder con prudencia".

    Así, de cumplirse sus previsiones de crecimiento y mantenerse los actuales tipos de interés, el déficit global podría cerrar 2016 en el entorno del 4% --muy lejos del 2,8% pactado con Bruselas--, incluso aunque no se aprueben nuevas reformas, si bien a lo largo del resto de la legislatura estos "vientos de cola" irán perdiendo fuerza, limitando a un punto y medio la reducción adicional del déficit.

    "A partir de 2019, la economía debería haber cerrado completamente la brecha cíclica negativa con un nivel de demanda agregada normalizado, y no deberían esperarse más vientos de cola sobre las cuentas públicas", ha añadido, indicando que para entonces el déficit nominal estará cerca del 2,5% del PIB.

    INGRESOS Y GASTOS PARECIDOS AL AÑO 2000

    Una cifra "manejable" y cuya consecución es "factible", a juicio de Escrivá, si se "distribuye adecuadamente" a lo largo de los próximos cuatro años para no perjudicar al crecimiento económico y si los ajustes se reparten de forma adecuada entre administraciones públicas en función, entre otras cosas, de las competencias tiene cada una.

    En este sentido, ha reconocido que la estructura de gasto de la Administración central "no deja mucho margen" para el ajuste, ya que la mayor parte del presupuesto está comprometido en partidas como el paro o las pensiones, aunque por la parte de los ingresos sí tiene "objetivamente margen para la subida de impuestos".

    Por contra, las comunidades autónomas tienen "imposible" cumplir los objetivos de déficit de 2016, dado que la mayoría no han incluido su desviación del año pasado en los actuales presupuestos ni están planteando medidas "significativas" de corrección adicional, aunque la AIReF sí espera que consigan una reducción de la brecha.

    "Resta por hacer un esfuerzo de consolidación para el conjunto de las administraciones públicas, pero no parece conveniente someter a determinados subsectores a objetivos muy exigentes mientras otros cuentan con situaciones holgadas", ha advertido, recomendando además una revisión a fondo del sistema de financiación de los diferentes niveles de la administración.

    COMPROMISO CLARO CON LA ESTABILIDAD

    Además, Escrivá ha advertido de que "la ausencia de una programación concreta y creíble de la convergencia del equilibrio presupuestario" puede poner en riesgo la evolución prevista y ha señalado que "para disipar dudas hay que reforzar el marco institucional", de modo que deje claro el "compromiso nacional" con la estabilidad presupuestaria.

    En primer lugar, hace falta reforzar la Ley de Estabilidad y garantizar la aplicación de sus herramientas preventivas, mejorando la coordinación entre administraciones para la fijación de objetivos y evitando recurrir directamente a las medidas coercitivas como ha hecho el Ministerio de Hacienda ante los recientes incumplimientos autonómicos.

    "Hay un problema de calendario. Claramente las sendas de convergencia en los objetivos de medio plazo hay que revisitarlas porque son muy exigentes y no se están cumpliendo. Y hay que ver también cómo encajar los mecanismos extraordinarios de financiación", ha precisado el compareciente.

    Además, es necesario "aclarar" la regla de gasto en aspectos como la delimitación de los gastos computables o los niveles que se aplican tras un incumplimiento. "Hay que dar una buena pensada a esta norma", ha dicho Escrivá, indicando que la tendencia internacional es tomar la regla de gasto como un instrumento "estabilizador" a medio plazo que evite que "ingresos no sostenibles arraiguen en gasto", como sucedió durante la época de la burbuja inmobiliaria.

    MEJORAR LA CREDIBILIDAD A MEDIO PLAZO

    Y, en tercer lugar, es fundamental "reforzar la credibilidad" de las finanzas españolas aumentando la transparencia y orientando todos los planes al medio plazo con presupuestos autonómicos plurianuales que encajen en el Programa de Estabilidad del país, de modo que los agentes financieros internacionales confíen en la sostenibilidad de la economía.

    "El principio de sostenibilidad financiera requiere de un consenso altísimo. No es ni de izquierdas ni de derechas, es simplemente de sentido común", ha llegado a afirmar el presidente de la AIReF, que recuerda que las dudas sobre la economía las acaba pagando el bienestar de los ciudadanos.

    Por eso considera natural que la UE haya impuesto reglas financieras, que pueden haberse aplicado de un modo excesivamente "riguroso" o "inadecuado", pero que son imprescindibles para "convencer de que se va en una dirección". "La sostenibilidad financiera a largo plazo es un bien público a preservar", ha añadido.

    "Cada país debe hacerse responsable e interiorizar un compromiso creíble con la sostenibilidad de sus cuentas, más allá de la obligación de cumplir la normativa. Es perfectamente factible y muy importante para reforzar la credibilidad de España diseñar políticas que conduzcan al reequilibrio presupuestario, lo que puede hacerse con diversas combinaciones de ingresos y gastos, y es perfectamente compatible con mantener un ritmo de crecimiento económico relativamente elevado que permita seguir reduciendo a buen ritmo la tasa de paro", ha zanjado.