22 de agosto de 2019
5 de junio de 2019

Australia crece en el primer trimestre al menor ritmo en una década

SÍDNEY, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

La economía australiana registró en el primer trimestre de 2019 una expansión del 0,4% respecto a los tres meses anteriores y del 1,8% en términos interanuales, lo que representa el menor ritmo de crecimiento del PIB desde finales de 2009, según informó la Oficina Nacional de Estadística de Australia.

Uno de los factores claves en la ralentización del crecimiento de Australia fue el frenazo del gasto de los consumidores, que supone el 56% del PIB de Australia, que en los tres primeros meses de 2019 aportó un "modesto" 0,1% al crecimiento como reflejo del menor gasto en bienes discrecionales tales como muebles y equipamiento del hogar, ocio y cultura y hoteles, cafés y restaurantes.

La desaceleración de la economía australiana viene marcada por los problemas en el mercado inmobiliario del país y la ralentización de China en un contexto de crecientes tensiones comerciales, lo que ha llevado al Banco de la Reserva de Australia (RBA) a reducir los tipos de interés de referencia del país oceánico en un cuarto de punto, hasta el 1,25%, en el primer recorte del precio oficial del dinero desde agosto de 2016.

"La economía sigue creciendo al acercarnos a 28 años de expansión", declaró Bruce Hockman, economista jefe de la Oficina Nacional de Estadística. "La economía australiana sigue creciendo, aunque más lentamente que la media a largo plazo del 3,5%", añadió.

Australia se convirtió este martes en la mayor economía desarrollada en bajar los tipos de interés en 2019, después de que el RBA anunciase un recorte de 25 puntos básicos en el tipo de interés de referencia, el primero desde agosto de 2016, que pasa a situarse así en el 1,25%, en medio de las crecientes expectativas de un giro en la política monetaria de EEUU y de una mayor demora en la normalización de la posición del Banco Central Europeo (BCE) para abordar la ralentización del crecimiento del PIB.

"La decisión de reducir la tasa ayudará a avanzar más en la capacidad de reserva en la economía, acelerando el progreso en la reducción del desempleo y en lograr un avance más seguro hacia la meta de inflación", justificó la entidad oceánica en un comunicado, donde subrayó que continuará vigilando de cerca la evolución del mercado laboral y ajustando su política monetaria para impulsar el crecimiento sostenible de la economía y alcanzar la meta de inflación.

El instituto emisor australiano señaló al explicar su decisión que las perspectivas globales de crecimiento se mantienen en niveles razonables, aunque admitió que los riesgos a la baja derivados de las disputas comerciales "se han incrementado", lo que afecta a las decisiones de inversión de una serie de países.

En este sentido, la entidad mantuvo un escenario central de crecimiento en torno al 2,75% en 2019 y 2020 para la economía de Australia, apuntando como incertidumbre principal a nivel doméstico la evolución del consumo de los hogares, que puede verse lastrado por un prolongado periodo de bajo crecimiento de los ingresos de las familias y caídas en los precios de la vivienda.

La rebaja de tipos del banco central australiano sigue así los pasos de otras entidades como el instituto emisor de Nueva Zelanda, que el pasado mes de mayo recortó en un cuarto de punto el precio oficial del dinero, o el Banco de la Reserva de la India, que también ha apostado por una política monetaria más laxa con el objetivo de reactivar la economía del país.