18 de junio de 2019
1 de abril de 2016

El Banco de España prevé un déficit del 4,4% del PIB este año, frente al 2,8% pactado

Duda de las medidas que pueda adoptar el Gobierno para corregir las desviaciones del déficit y dice que las incertidumbres al respecto son "notables"

El Banco de España prevé un déficit del 4,4% del PIB este año, frente al 2,8% pactado
ANDREA COMAS / REUTERS

   MADRID, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El Banco de España prevé que el déficit público se sitúe en el 4,4% del PIB en 2016, hasta 1,6 puntos porcentuales por encima del objetivo comprometido para este año, del 2,8%. Esta cifra supondría un ajuste de 8 décimas respecto al cierre de 2015 (5,16%), esto es unos 8.000 millones de euros, si bien dejaría sin cumplir un ajuste adicional de otros 16.000 millones, el doble.

Además, la institución gobernada por Luis María Linde espera que el saldo negativo de las cuentas públicas se mantenga en el 3,4% del PIB en 2017, frente al 1,7% previsto para ese año.

El director general de Economía y Estadística del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, sostiene que la desviación del déficit en 2015 no tiene a priori un impacto sobre la economía, del mismo modo que las cifras previstas por la institución "son compatibles con un crecimiento de la economía del 2,7% en 2016".

No obstante, la institución avisa de que en la medida en que habrá que corregir estas desviaciones en los próximos años aplicando medidas de consolidación fiscal, éstas "podrían tener efectos negativos en el corto plazo, aunque sean necesarias".

A la hora de explicar las desviaciones previstas para 2016 y 2017, Hernández de Cos ha indicado que el déficit público parte este año de una "desviación significativa" en 2015, que "tiene efectos que se trasladan a los años siguientes".

Según indica el Banco de España en su informe de proyecciones macroeconómicas para la economía española, las "dudas" sobre el curso de la política fiscal a lo largo de 2016 y 2017 son "notables" y más aún desde que ayer el Ministerio de Hacienda anunciara que el déficit de 2015 se elevó al 5,16% del PIB, un punto más que el 4,2% comprometido con Bruselas.

Según la autoridad monetaria, "existe incertidumbre acerca de la respuesta que acaben dando las autoridades nacionales" a la reciente recomendación autónoma de la Comisión Europea, en la que se pide a España que tome medidas presupuestarias restrictivas adicionales a las incorporadas en los planes presupuestarios.

PROYECCIONES DE INGRESOS Y GASTOS.

Por el lado de los ingresos, el Banco de España ha elaborado estas previsiones de déficit teniendo en cuenta el impacto en 2016 del segundo tramo de la rebaja del Impuesto de Sociedades, que entró en vigor el 1 de enero de 2015, así como los efectos retardados de la reforma del IRPF; mientras que por el lado de los gastos, las proyecciones tienen en cuenta la subida del 1% del salario de los funcionarios, el abono de la segunda mitad de la paga extra y el aumento de la tasa media de reposición de efectivos en 2016, hasta el 50% con carácter general y el 100% para los sectores prioritarios.

Para 2017, el Banco de España asume una revalorización de los salarios de los empleados públicos y el mantenimiento de una senda de moderación de las nuevas contrataciones de las administraciones públicas. Sobre la Seguridad Social, incorpora la revalorización de las pensiones del 0,25% tanto en 2016 como en 2017, vinculada a la aplicación de la fórmula de indexación de las pensiones en vigor desde 2014.

Además de estas medidas, los supuestos del Banco de España sobre el déficit público incorporan una cierta contención de la inversión pública, así como una reducción de las transferencias y subvenciones y del gasto en prestaciones por desempleo debido a la dinámica del mercado laboral, además de un recorte de la carga de intereses por las condiciones financieras más favorables.

Por último, indica que las medidas para corregir la desviación del déficit de 2015 anunciadas ayer por el Ministerio de Hacienda no han sido consideradas en estas proyecciones porque no ha habido tiempo suficiente para valorarlas.