24 de mayo de 2019
11 de abril de 2016

El Banco Mundial prevé un crecimiento de China del 6,7% en 2016 y el 6,5% en 2017

WASHINGTON, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

La economía de China crecerá a un ritmo anual del 6,7% en 2016, que se moderará al 6,5% en cada uno de los dos años siguientes, frente al crecimiento del 6,9% registrado en 2015, según los nuevos pronósticos del Banco Mundial.

De cara al horizonte temporal contemplado en el decimotercer plan quinquenal de China (2016-2020), la institución internacional espera que la segunda mayor economía china crecerá a un ritmo medio de entre el 6% y el 6,5%.

Pekín ha establecido un objetivo de expansión de entre el 6,5% y el 7% para este año, tras una expansión del PIB del 6,9% en 2015, cuando su economía creció al ritmo más bajo de los últimos 25 años.

En su análisis, el Banco Mundial señala el ajuste gradual de la economía china para hacer frente a las vulnerabilidades financieras acumuladas y expresa su confianza en que tanto la política fiscal como monetaria "seguirán siendo acomodaticias" para limitar el riesgo de una desaceleración brusca del crecimiento que pudiera desencadenar una corrección desordenada de los desequilibrios.

"Los anuncios recientes indican que el Banco Popular de China, en coordinación con otros siete altos ministerios y reguladores, alentarán a las entidades financieras a impulsar el crédito necesario para respaldar la actualización industrial manteniendo la liquidez adecuada para llevar a cabo el ajuste estructural", indicó la institución.

Por su parte, a raíz de la moderación del crecimiento de China, el Banco Mundial espera un menor crecimiento de la región de Asia Oriental, de la que no forman parte Japón e India, que alcanzará el 6,3% en 2016 y el 6,2% en 2017 y 2018, frente al 6,5% en 2015.

Entre los desafíos a los que se enfrenta la región, el Banco Mundial incluye el impacto de un menor crecimiento de las economías desarrolladas, así como la generalizada desaceleración de los mercados emergentes, la debilidad del comercio mundial y los bajos precios de las materias primas.

Sin tener en cuenta el impacto de la economía china, el crecimiento del PIB de la región se acelerará levemente al 4,8% en 2016 y al 4,9% en cada uno de los dos años siguientes, frente al 4,7% de 2015.

Entre los países de Asia Oriental analizados, las mejores previsiones de crecimiento corresponden a Filipinas, con una estimación del 6,4% este año y del 6,2% en 2017 y 2018, así como a Vietnam, cuyo PIB crecerá un 6,2% este año y un 6,3% en los dos siguientes ejercicios.

En el caso de Indonesia, los nuevos pronósticos del Banco Mundial contemplan un crecimiento del 5,1% en 2016, que subirá al 5,3% en 2017 y el 5,5% en 2018.

"Un crecimiento global más lento del previsto podría debilitar la demanda y reducir el crecimiento de Asia Oriental y Pacífico, especialmente entre los exportadores de materias primas", señalan los expertos de la institución.

Para leer más