25 de enero de 2020
  • Viernes, 24 de Enero
  • 11 de abril de 2016

    BBVA Research cree el anticipo de la rebaja del IRPF en 2015 impidió contener el déficit

    Avisa de que la incertidumbre política podría pasar factura al crecimiento "en los próximos trimestres"

    MADRID, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

    La desviación del déficit público hasta el 5% del PIB en 2015 se explica, entre otras cosas, por el anticipo de la rebaja del IRPF al mes de julio de 2015, cuando tenía que haber entrado en vigor el pasado mes de enero, según indica BBVA Research.

    Mientras desde el Ministerio de Hacienda se asegura que la reforma fiscal y su rebaja de impuestos han tenido un efecto positivo, la entidad financiera indica en su último Observatorio Económico que ésta forma parte de una serie de "políticas discrecionales" que explican la desviación de las cuentas públicas.

    Entre ellas enumera también la devolución de la paga extraordinaria retirada a los funcionarios en 2012 o el gasto para la compra de vacunas para combatir la hepatitis C.

    En lo que respecta al arranque de 2016, los datos de ejecución presupuestaira de enero señalan que el déficit público, excluidos los ayuntamientos, se habría situado en el 0,6% del PIB, en línea con el año anterior.

    Asimismo, el Estado registró hasta febrero de 2016 un déficit acumulado del 1,2% del PIB, similar al observado en el mismo mes del año anterior. En el capítulo de gasto, las estimaciones de BBVA Research indican que el consumo público volvió a crecer en el primer trimestre a un ritmo similar al observado durante el segundo semestre de 2015 (+0,5%).

    De este modo, la entidad financiera cree que, en ausencia de medidas, "se ha elevado nuevamente la probabilidad de incumplimiento del déficit para los próximos dos años".

    NO VARÍA LA PREVISIÓN DE CRECIMIENTO.

    Sin embargo, BBVA Research no ha variado sus previsiones de crecimiento para la economía española, y mantiene que el PIB avanzó un 0,8% en tasa intertrimestral hasta marzo, lo que supone, en su opinión, una "estabilización" de su ritmo de expansión.

    "La recuperación sigue en marcha y, por el momento, se mantiene invariable el escenario macroeconómico", que apunta a un crecimiento medio del 2,7% tanto en 2016 como en 2017, según la entidad.

    En cuanto a la composición de este crecimiento, el informe precisa que la demanda continúa creciendo apoyada en factores externos como los bajos precios del petróleo y las políticas monetarias del BCE. A nivel interno, está siendo decisivo un tono más expansivo de lo previsto de la política fiscal y el crecimiento del empleo.

    Además, tras el crecimiento de la economía está también el "crecimiento moderado" de las exportaciones de bienes, después del retroceso observado en el cuarto trimestre del pasado año.

    PERO SIGUE ACECHANDO LA INCERTIDUMBRE POLÍTICA.

    No obstante, el informe señala que los riesgos que acechan a la economía española se mantienen e, incluso, algunos se han incrementado. Así, avisa de que "la incertidumbre sobre la política económica en España se mantiene elevada y, por tanto, podría tener un impacto sobre la actividad en los próximos trimestres".

    Por otro lado, BBVA Research indica que, aunque los precios generales de consumo se mantienen en terreno negativo, la inflación subyacente mantiene la tendencia positiva.

    Además, cree que la economía española seguirá exhibiendo en adelante capacidad de financiación respecto al resto del mundo dado su ajuste estructural, el crecimiento de las exportaciones, las favorables condiciones de financiación y el abaratamiento acumulado del petróleo.