3 de junio de 2020
20 de octubre de 2016

El CES pide simplificar cargas impositivas y administrativas de las empresas y apoyar su internacionalización

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Consejo Económico y Social (CES) ha pedido propiciar la creación de empresas mediante la reducción de los costes de constitución de las mismas, la simplificación de las cargas impositivas y administrativas que soportan y el apoyo a su internacionalización.

Estas son algunas de las 24 recomendaciones incluidas en el informe sobre creación de empresas y su impacto en el empleo aprobado por el pleno del CES, con 41 votos de consejeros a favor, dos en contra y dos abstenciones.

El CES ve necesario favorecer el desarrollo de nuevas iniciativas empresariales desde el ámbito de las administraciones públicas, contando con la colaboración activa de los agentes económicos y sociales, y propiciar la creación de empresas para favorecer un crecimiento económico "sostenible", basado en la innovación y el conocimiento.

A pesar de valorar que en los últimos años se han ido aprobando "numerosas" medidas dirigidas a potenciar el inicio de la actividad y a abordar los problemas estructurales a los que se enfrentan las nuevas empresas, cree que no se ha conseguido establecer la estrategia "coherente" necesaria que "unifique, integre y vertebre" todas las iniciativas.

Como medidas específicas pide seguir trabajando en facilitar y reducir los costes de la constitución de empresas, eliminando los trámites "innecesarios o repetidos", asegurando la coordinación de las diferentes competencias de las administraciones públicas.

También asegurar que los mecanismos de segunda oportunidad no resulten "insuficientes" o sufra limitaciones" en su aplicación, y, desde el punto de vista fiscal, cree que sería conveniente avanzar en la simplificación de las cargas impositivas, sin descuidar la suficiencia de los recursos públicos, la equidad y la eficiencia, así como en la lucha contra el fraude.

A partir de la identificación de los posibles fallos de mercado en la financiación privada, insta a mejorar los distintos instrumentos públicos de financiación, así como llevar a cabo una revisión y simplificación administrativa de su gestión. En este sentido, el CES cita la actividad de los business angels; el capital riesgo; las plataformas de financiación participativa 'crowdfunding' o el sistema de garantías recíprocas.

POLÍTICAS ACTIVAS DE EMPLEO, INNOVACIÓN E INTERNACIONALIZACIÓN

Asimismo, destaca que las políticas activas de empleo ocupan un papel fundamental para facilitar la creación de empleo a través de eficaces sistemas de intermediación laboral y de instrumentos que ajusten las competencias profesionales y formativas de los desempleados a las demandas productivas, así como a través de la promoción del autoempleo y el emprendimiento como "formas alternativas de inserción en el mercado de trabajo y vías de creación de empleo".

También ve necesario continuar avanzando en el desarrollo de actuaciones y políticas dirigidas a apoyar y fomentar la economía social.

El CES recomienda que las estrategias de crecimiento y de generación de valor de las nuevas empresas giren en torno a la creación de vaor a través de la innovación, la orientación internacional de la empresa, la formación y el establecimiento de estrategias de colaboación interempresariales.

CAMBIO DE TENDENCIA

El informe analiza la evolución empresarial durante el periodo analizado 2008-2016, en el que España registra los mayores niveles de mortalidad empresarial frente a los principales socios comunitarios, produciéndose una caída neta de 223.000 empresas con asalariados (de 1.667.865 a 1 de enero de 2008 a 1.444.673 el 1 de enero de 2016).

A partir de 2015, sin embargo, se empieza a observar que el número de empresas que se crean en España supera al número de las que desaparecen. A 1 de enero de 2016, el número de empresas ya era un 0,8% superior al mismo día de 2015.

A pesar de la destrucción neta de ocupación, las nuevas iniciativas empresariales, como el autoempleo, generaron el 40% del empleo creado cada año por el conjunto del tejido empresarial.

De acuerdo con las estadísticas del proyecto GEM, la situación en España en 2015 apunta un cambio de tendencia, de modo que, el 73,5% de la tasa de actividad emprendedora total (TEA) correspondió a emprendedores por oportunidad/vocación, frente a un 24,9% que correspondió a emprendedores por necesidad, invirtiendo la tendencia que había venido siguiendo este indicador hasta 2014.