7 de junio de 2020
24 de febrero de 2020

El Congreso pone en marcha la reforma para impedir que el Senado pueda bloquear los presupuestos

El Congreso pone en marcha la reforma para impedir que el Senado pueda bloquear los presupuestos
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta Carmen Calvo durante una sesión del Pleno en el Congreso - RICARDO RUBIO - EUROPA PRESS

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Pleno del Congreso celebra este martes el primer debate de la proposición de ley del PSOE que busca cambiar la Ley de estabilidad presupuestaria con el fin de que el Senado no tenga la última palabra a la hora de tramitar la senda de déficit y de deuda, y que si la Cámara Alta rechaza la propuesta del Gobierno, ésta pueda volver a ser votada en el Congreso.

Los socialistas esperan reeditar la mayoría que respaldó hace dos legislaturas la tramitación de esta iniciativa, que llega ahora en los mismos términos al Pleno de la Cámara Baja para superar este martes su debate de admisión a trámite.

Y es que el PSOE ya registró esta iniciativa hace dos años, junto a otros grupos como Unidas Podemos y Esquerra Republicana, con el fin de posibilitar que la senda de estabilidad del Gobierno de Pedro Sánchez no fuera bloqueada por el Senado, donde el PP ostentaba la mayoría absoluta. Sin embargo, la iniciativa no salió adelante por la disolución anticipada de las Cortes Generales.

DOS DÍAS DESPUÉS SE VOTA LA NUEVA SENDA DE DÉFICIT

El debate de esta reforma tiene lugar dos días antes de que el Congreso examine la nueva senda de estabilidad presupuestaria aprobada por el Gobierno, acuerdo que se publica junto al límite de gasto, conocido comúnmente como 'techo de gasto', y que precede a la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado.

Será la tercera vez que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, defienda ante el Pleno del Congreso una senda de estabilidad, y la primera con posibilidades de salir adelante sin el concurso del PP.

Y es que dos veces ha defendido Montero la actualización de la última senda de estabilidad aprobada por Cristóbal Montoro: la primera, en julio de 2018 fracasó por falta de apoyos en el Congreso, y la segunda, antes de presentar sus Presupuestos de 2019 (también fallidos), decayó en el Senado por la mayoría absoluta 'popular', habiendo, eso sí, superado la votación en la Cámara Baja.

En esta ocasión, el PSOE tiene asegurado los votos de Unidas Podemos pero, al no contar con PP, Vox y Ciudadanos, contrarios al mayor margen de déficit que ofrece el Ejecutivo, el Gobierno debe buscar la complicidad de los nacionalistas del PNV, de la coalición de Más País y Compromís, y también de independentistas, como Esquerra Republicana y Junts per Catalunya, para atraerlos, al menos, a la abstención.

MÁS FLEXIBILIDAD PARA REDUCIR DÉFICIT Y DEUDA

En la senda de estabilidad aprobada por el Gobierno en el Consejo de Ministros del pasado 11 de febrero, el Gobierno flexibilizó los objetivos de déficit, y elevó el margen de desfase de las cuentas públicas hasta el 1,8% del PIB en 2018, del 1,5% en 2021, del 1,2% de 2020 y del 0,9% en 2023.

La senda deberá ser refrendada primero por el Congreso y después por el Senado, donde esta vez sí el Gobierno puede obtener una mayoría simple si logra el beneplácito de los grupos que permitieron la investidura de Pedro Sánchez.