26 de junio de 2019
  • Martes, 25 de Junio
  • 11 de julio de 2016

    El consumo cemento volverá a caer este año tras dos de subidas por el parón de la obra pública

    Se sitúa en niveles de los años sesenta

    MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El consumo de cemento descenderá un 3% este año, con lo que romperá así la recuperación de los dos ejercicios anteriores, como consecuencia de la "paralización" que registra la obra pública, según avanzó la patronal del sector Oficemen.

    Las cementeras han revisado a la baja sus previsiones para el conjunto del año, desde la previsión inicial de crecer un 7%, ante los datos del cierre del primer semestre.

    En los seis primeros meses del año, la demanda de cemento se contrajo un 2,3%, hasta situarse en 5,52 millones de toneladas, un nivel similar a la del año 1965 y que además supone menos de la mitad respecto a la demanda normal estimada para un país como España.

    La patronal cementera Oficemen achaca estos datos a la "paralización" que registra la obra pública en España, principal motor de la demanda de cemento.

    El consumo de este material de construcción en obras civiles registró un mínimo histórico en el primer trimestre de este año de 1,12 millones de toneladas, tras caer un 27% respecto al ejercicio anterior, y se prevé que se contraiga un 22% en el conjunto del año.

    Así, el uso de cemento para construir infraestructuras acumula un desplome del 77,5% desde el inicio de la crisis y actualmente supone el 58% de la demanda total de este material de construcción, frente a la tasa del 64% que suponía hace un año.

    EL AVANCE DE LA VIVIENDA NO ES SUFICIENTE.

    Este descenso no puede además compensarse en su totalidad con el aumento de la demanda de cemento que proviene de la reactivación en la construcción de nuevas viviendas, pese a que ya absorbe el 20% del cemento, frente al 16% de hace un año.

    Todo ello ha llevado al sector a revisar a la baja su previsión para el conjunto del año, en el que volverá a los descensos apenas dos años después de superar el periodo de siete ejercicios consecutivos de caídas que esta industria registró durante la crisis (2007-2014).

    Así, estima que el consumo de cemento cerrará 2016 en el entorno de 11,15 millones de toneladas, volumen que además de retrotraer el sector a los años sesenta y es un 54% inferior a la demanda media contabilizada en los últimos cincuenta años.

    Ante esta coyuntura, Oficemen, junto con otras patronales del sector, como la de fabricantes de áridos y hormigón, reclamaron en rueda de prensa un aumento de la inversión en obra pública.

    Para los representantes de la industria de materiales de construcción, "España no está aún construida", dado que quedan muchas dotaciones por ejecutar. De hecho, alertaron en rueda de prensa de que el país registra por vez primera una pérdida en su capital en infraestructuras, que cifran en unos 10.000 millones de euros.