25 de marzo de 2019
  • Domingo, 24 de Marzo
  • Viernes, 22 de Marzo
  • 16 de abril de 2008

    Economía.- (Ampliación) Solbes admite que el PIB registrará un crecimiento "bastante inferior" al 3,5% hasta marzo

    Asegura que el superávit da margen para adoptar medidas discrecionales

    MADRID, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

    El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, admitió hoy que la economía española registrará en el primer trimestre del año un crecimiento "bastante inferior" al 3,5% del último trimestre del 2007, aunque no "llegaremos de media a la previsión del FMI".

    A su juicio, en la segunda mitad del año 2009 la situación podría comenzar "a normalizarse" para alcanzar en 2010 "crecimientos normales, en el entorno del PIB potencial", al tiempo que destacó que la previsión del Fondo Monetario Internacional (FMI), que sitúa el crecimiento del PIB en el 1,8% en 2008 y en el 1,7% en 2009, "desvían el crecimiento un poco hacia la baja".

    Asimismo, destacó que cuando en los próximos trimestres la economía crezca entorno al 3%, algo que podría ocurrir en torno al 2010 o 2011, el superávit se situará alrededor del 2% del Producto Interior Bruto (PIB).

    En este sentido, también destacó que no debería haber déficit de las cuentas públicas a lo largo de toda la legislatura, aunque especificó que "todo dependerá del crecimiento" , y defendió que la economía se ha preparado para la "consolidación fiscal", con un superávit de las cuentas públicas, bajo nivel de deuda y la robustez del sistema financiero, que sirven como "herramienta para hacer frente a la desaceleración".

    MARGEN PARA MEDIDAS DISCRECIONALES.

    Asimismo, aseguró que el superávit de las cuentas públicas da margen para adoptar "medidas discrecionales" para afrontar la desaceleración de la economía española en el actual entorno de turbulencias financieras y parón inmobiliario nacional.

    En este sentido, subrayó que la deducción de 400 euros en el IRPF para asalariados, pensionistas y autónomos "está incluida en los presupuestos" y dentro del "gasto del sistema", por lo que descartó tener que reducir gastos en las cuentas públicas para compensar esta medida, en relación a las palabras del gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, que abogó por compensar este mayor gasto con recortes en otras áreas.

    Solbes señaló que el Gobierno se ha propuesto utilizar el margen presupuestario disponible para impulsar la economía en dosis proporcionales a la desaceleración que está viviendo. El superávit ofrece posibilidades de actuación ante situaciones de menor dinamismo y es "razonable" que se emplee ahora de manera "juiciosa y tasada", añadió.

    Esto supone, a su juicio, "dejar jugar a los estabilizadores económicos", aunque reconoció que se producirá un mayor incremento de los gastos frente a los ingresos y la intención del Gobierno es permitir que este efecto se produzca sin corrección de ningún tipo.

    MEDIDAS DEL GOBIERNO.

    Por otro lado, Solbes señaló que el Ejecutivo prestará especial atención al perfil temporal de cada medida que adopte y buscará ayudar a las familias para evitar que la crisis de liquidez se convierta en una situación de solvencia. A su juicio, esta situación será "temporal", aunque indicó que el Gobierno agrandará "al máximo" la devolución de algunos impuestos y alargará sin coste el plazo de las hipotecas de las familias para ayudarles a afrontar la situación.

    En el sector de la construcción, destacó que se ha reforzado la obra civil y la vivienda protegida sin obstaculizar el necesario ajuste de la vivienda libre, cuyo menor crecimiento va a liberar recursos productivos, que van a acelerar la construcción de la vivienda social y la construcción de la obra pública.

    Así, añadió que a lo que no se puede aspirar es que el peso de la construcción en el PIB se mantenga y lo "razonable" es que parte de los recursos excedentarios de este sector se dirijan hacia otras actividades modificando el modelo de crecimiento económico. Con ello, se lograrán, en su opinión, dos objetivos, aliviar los ajustes del sector y dejar al país en mejor situación y con una mayor cobertura de sus necesidades sociales y mejores infraestructuras.