17 de octubre de 2019
4 de abril de 2008

Economía/Consumo.-Comerciantes advierten de que la libertad de horarios en Madrid "fagocitará" el comercio de otras CCAA

MADRID, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Española de Comercio (CEC) advirtió hoy de que la pretensión de la Comunidad de Madrid de dar libertad al sector en relación con los horarios de apertura y cierre de sus locales "fagocitará todo el comercio" de las comunidades autónomas limítrofes, por lo que se trata de un asunto de "debate nacional".

En declaraciones a Europa Press, el secretario general de la CEC, Miguel Ángel Fraile, consideró además que esta medida podría propiciar la desaparición de pequeños y medianos comerciantes, con el consiguiente "efecto negativo" sobre el empleo y el "modelo de ciudad", mientras que, en su opinión, tampoco beneficia a los consumidores "ni en precios ni en oferta".

Por este motivo, Fraile apeló al "sentido común" y demandó al Gobierno de Esperanza Aguirre que no adopte una decisión definitiva al respecto sin promover primero un debate y sin valorar las consecuencias de la normativa en provincias como Segovia, Valladolid, Toledo o Cuenca, entre otras.

"Estas zonas no pueden competir con esa política, porque buscan configurar un modelo comercial de proximidad, mientras que el modelo de Madrid es de periferia", explicó el secretario de la CEC, quien, tras destacar que todas las comunidades autónomas tienen regímenes de ordenación en materia de comercio, aseguró que le da "pena" que Madrid sea "la única que rompe la unidad comercial".

Según recalcó, España se ha dotado de un sistema de regulación comercial que favorece a todos los formatos y no impide el crecimiento de las grandes superficies, sino que "lo ordena, tanto en el modelo de proximidad como urbano".

Además, consideró "muy poco serio" que la Confederación de Comercio haya conocido este proyecto a través de los medios de comunicación, aunque no se mostró sorprendido porque el sector "intuía que el camino era ése, conociendo el carácter liberal de la Comunidad de Madrid, su apoyo a las grandes superficies y el permanente ataque al pequeño comercio".

Fraile pidió al Gobierno regional que promueva la interlocución con el sector y propicie un "debate abierto" sobre la medida, que calificó de "fraude electoral", porque, según aseveró, no estaba recogida en el programa electoral del PP de Madrid.