22 de marzo de 2019
  • Jueves, 21 de Marzo
  • 24 de septiembre de 2014

    Draghi pide reformas estructurales y fiscales "adecuadas" y reitera su compromiso a seguir con los estímulos

    FRÁNCFORT, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

       El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha reiterado este miércoles que mantendrá los estímulos en la política monetaria durante un "periodo prolongado de tiempo", pero incidió en que para solucionar los problemas de la eurozona también es necesario que los países apliquen reformas fiscales y estructurales "adecuadas".

       En una entrevista a 'Europa 1', Draghi insistió en que la política monetaria no puede ser lo único que genere crecimiento, sino que debe ir acompañada de reformas estructurales. "El crédito es necesario, pero no una condición suficiente para tener crecimiento", advirtió.

       En su opinión, muchos países del euro han planeado y diseñado reformas durante un largo tiempo, pero remarcó que lo que se necesita ahora es "acción". "Tienen que implementar estas reformas y cada país tiene su propia agenda específica", subrayó.

       En este sentido, volvió a asegurar que la política monetaria seguirá siendo acomodaticia durante un "largo tiempo", así como que el Consejo de Gobierno del BCE tiene un compromiso "unánime" para utilizar los instrumentos disponibles dentro de su mandato para devolver la inflación cerca, pero debajo, del objetivo del 2%.

       Asimismo, Draghi descartó que exista un riesgo de deflación en la eurozona, sino más bien la posibilidad de que haya una inflación "demasiado baja" durante un largo periodo en el conjunto de la eurozona en un contexto de recuperación "modesta, débil, desigual y frágil, pero no de recesión".

       El presidente del BCE recalcó que el principal "enemigo" para Europa es el "desempleo", tanto el general como el juvenil. Sin embargo, agregó que está causado por una amplia falta de confianza en el futuro y entre estados miembros. "Tenemos que luchar contra ello", advirtió.

       Respecto a Francia, Draghi reconoció que odia la expresión "enfermo de Europa", que actualmente se aplica al país galo, y aseguró que Europa necesita una Francia "competitiva" y fuerte" en la que la competitividad conviva con la solidaridad.

    Para leer más