16 de octubre de 2019
19 de febrero de 2014

Economía/Macro.- Adeces pide la prescripción de las deudas a los cinco años del primer impago

MADRID, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Asociación pro Derechos Civiles, Económicos y Sociales (Adeces) ha puesto de manifiesto la necesidad de legalizar la prescripción de las deudas a los cinco años desde su primer impago o, en su defecto, la negociación de una quita entre deudores y acreedores.

En un comunicado, Adeces explica que la prescripción debe tener carácter retroactivo para intentar que ese colectivo de empresarios y trabajadores que se están viendo obligados a refugiarse en la economía sumergida, vuelvan a la economía normalizada y contribuyan al crecimiento de las recaudaciones del Estado "de forma significativa".

A su parecer, la legislación mercantil española actual fomenta el crecimiento de la economía sumergida con este tipo de situaciones, así que habría que modificarla puesto que, en las circunstancias actuales, los daños derivados de la no prescripción de las deudas son muy superiores a sus beneficios.

Además, Adeces recuerda que, durante la crisis, los españoles han ayudado a las entidades financieras a superar sus dificultades, incluyendo la generada por la morosidad de particulares y empresas. "Ha llegado el momento de que ellos también aporten a la economía nacional ahora que están recuperando su nivel de beneficios", explica.

Asimismo, asegura que durante todo este tiempo las entidades financieras han utilizado todos los medios que tenían a su alcance para recuperar o asegurar el cobro de los créditos morosos, solicitando embargos, impulsando desahucios y pidiendo intervenciones de cuentas.

En este contexto, Adeces cree que el que no ha pagado sus deudas es porque no ha podido y mantener "intactos" los derechos de los acreedores frente a los deudores significa crear "un caldo de cultivo" que fomentará el crecimiento de la economía sumergida.

En este sentido, explica que la imprescriptibilidad de las deudas fomenta que se creen sociedades pantalla, o que parte de los ingresos se realicen a través de formas opacas, con la consiguiente repercusión en la menor recaudación de impuestos.

Además, opera en contra de los acuerdos voluntarios de quita o espera, ya que el acreedor sabe que la parte no cobrada permanece como deuda. En este sentido, Adeces explica que la prescripción de las deudas actuaría como un catalizador para que acreedores y deudores llegaran a acuerdos.