26 de abril de 2019
10 de septiembre de 2008

Economía/Macro.- (Amp) Zapatero anuncia que se destinarán 3.000 millones al 'rescate' financiero del sector inmobiliario

Se autorizará las presencia de sociedades cotizadas de inversión en el mercado inmobiliario, con un "régimen fiscal favorable"

MADRID, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció hoy que el Instituto de Crédito Oficial (ICO) pondrá en marcha una nueva línea de mediación, dotada inicialmente con 3.000 millones de euros, que permitirá a los promotores inmobiliarios ampliar los plazos de sus préstamos para construcción de viviendas a cambio de que pongan éstas en el mercado del alquiler durante un periodo determinado de tiempo.

Según precisaron a Europa Press fuentes del Ministerio de Vivienda, con esta medida de intermediación se prevé dar salida a unas 25.000 viviendas en alquiler en 2008.

Durante su intervención, a petición propia, ante el Pleno del Congreso de los Diputados para hablar de la situación económica, el presidente avanzó también que el Ejecutivo autorizará las presencia de sociedades cotizadas de inversión en el mercado inmobiliario, que gozarán de un "régimen fiscal favorable", impulsando el mercado del alquiler, facilitando el acceso a la inversión en inmuebles al pequeño y mediano ahorrador y aportando liquidez al sector.

Al respecto, desde el Gabinete de Beatriz Corredor se precisó que estas ventajas fiscales consistirán en una "exención del pago de Impuesto sobre Sociedades" y una mayor "transparencia tributaria" para el pequeño inversor. Asimismo, apuntaron que el marco regulatorio que se pondrá en marcha obligará a que el 90% de los beneficios se tenga que entregar a los inversores como dividendos.

Por último, desde Vivienda se avanzó que el Ministerio se encuentra negociando con las comunidades autónomas la posibilidad de eliminar la limitación temporal (actualmente de un año) para que una vivienda pueda ser considerada protegida.

Otra de las estrategias del Gobierno para afrontar el 'parón' de la construcción será el desarrollo del Plan Estratégico de Infraestructuras y Transportes (PEIT) con "igual o superior intensidad" que hasta ahora, apuntó Zapatero. Así, explicó que, descontando la inversión excepcional en 2007 para al Plan de Acondicionamiento de las autovías de primera generación, el ejercicio 2008 cerrará con un nivel de licitación un 11% superior al del pasado año, con más de 15.400 millones de euros.

Además, constató que la inversión en infraestructuras crecerá por encima del promedio del incremento del gasto público en 2009. Zapatero destacó la voluntad de "austeridad" del Gobierno y recordó que el gasto público previsto en la cuentas para el próximo año no superará el 3,5%, inferior al límite aprobado por el Congreso en junio, del 5%.

ESPECIAL ATENCIÓN AL EMPLEO.

Con todo, Zapatero señaló que los Presupuestos de 2009 recogerán un "esfuerzo adicional" directamente vinculado con las consecuencias del aumento del paro, a través de una dotación de 1.500 millones euros adicionales para cubrir las prestaciones por desempleo.

En este sentido, apuntó que "los temas más apremiantes a corto plazo son los relacionados directamente con el empleo", para lo cual confió, entre otras cosas, en el papel que jugará el Diálogo Social con empresarios y sindicatos.

Precisamente, Zapatero recordó que propondrá a los agentes sociales un ampliación del actual Plan de Empleo para elevar su presupuesto total hasta los 1.106 millones de euros, con el fin de capacitar y adecuar profesionalmente a 100.000 desempleados.

En cuanto a las medidas ya adoptadas, Zapatero precisó que la línea adicional de 3.000 millones de euros de avales, con la garantía del Estado, destinados a facilitar la financiación de las pymes permitirá movilizar activos por más de 7.500 millones de euros durante este año y que el Gobierno "no descarta", en función de su evolución futura, "ampliar sus objetivos y las condiciones de acceso".

SE HA ACENTUADO EL EMPEORAMIENTO ECONÓMICO.

Antes de presentar estas nuevas iniciativas, Zapatero reconoció que desde el mes de julio, cuando compareció por última vez, se "ha acentuado el rápido e intenso empeoramiento de la economía", por lo que "todo apunta a que va a continuar en los próximos meses, que van a ser duros y complicados".

Concretamente, en este contexto de "frenazo" y "práctico estancamiento", Zapatero afirmó que el crecimiento de la economía en la segunda parte de 2008 y primera de 2009 "seguirá siendo débil o muy débil", de forma que crecerá, como prevé ya el último cuadro macroeconómico, un 1,6% este año y un 1% el próximo.

El jefe del Ejecutivo subrayó que "el grueso de medidas que dependen sólo del Gobierno ya está aprobado" y que no hay que esperar, a parte de las medidas anunciadas hoy, "una nueva batería de anuncios y propuestas", ya que "no tiene sentido improvisar o aprobar todos los días nuevas iniciativas".

Durante su intervención, Zapatero recalcó el "positivo" descenso del precio del petróleo durante las últimas semanas. En este sentido, apuntó que si esta tendencia se mantiene en los niveles actuales, todo permite prever una caída de la inflación en septiembre de cuatro décimas, al igual que en agosto, hasta cerrar el año por debajo del 4%.

Asimismo, se mostró optimista respecto a la evolución de la crisis crediticia internacional. A su juicio, la reciente medida adoptada por la Reserva Federal americana en relación con la crisis de las hipotecas puede tener efectos positivos.

Por último, Zapatero señaló que el Gobierno afronta la situación económica con "plena consciencia y responsabilidad" y añadió que el Ejecutivo "es y se siente responsable, en particular, del empleo".