21 de mayo de 2019
10 de septiembre de 2008

Economía/Macro.- (Ampli) España entrará en recesión durante el segundo semestre y crecerá sólo un 1,4% en 2008, según CE

Bruselas recorta también las previsiones de crecimiento para la eurozona y la UE hasta el 1,3% y el 1,4%, respectivamente

BRUSELAS, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

La economía española entrará en recesión durante el segundo semestre del año, con dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo (-0,1% del producto interior bruto entre julio y septiembre y -0,3% entre octubre y diciembre), y crecerá sólo un 1,4% en el conjunto del año 2008, según las previsiones económicas hechas públicas hoy por la Comisión Europea.

Las nuevas estimaciones de Bruselas son inferiores a las que publicó el Gobierno en julio --que preveían un crecimiento del 1,6%-- y suponen un recorte de 0,8 puntos respecto a las previsiones de primavera del Ejecutivo comunitario. La inflación se situará en el 4,5% de media anual, 0,6 puntos más de lo que se había pronosticado en abril.

La Comisión recortó también las previsiones de crecimiento para la eurozona y para el conjunto de la UE como consecuencia del impacto de las turbulencias financieras, de la subida de los precios del petróleo y de los alimentos y de la crisis del sector de la vivienda en algunos Estados miembros. La eurozona crecerá un 1,3% --0,4 puntos menos de lo previsto en primavera-- y la UE un 1,4% --0,6 puntos menos--.

Bruselas revisó además al alza la previsión de inflación hasta situarla en el 3,6% para la zona euro --0,5 puntos más-- y en el 3,8% para toda la UE --0,2 puntos más--. No obstante, el Ejecutivo comunitario considera que el nivel de precios podría haber tocado techo ya y bajará hasta el 3,4% y el 3,7%, respectivamente, en el último trimestre.

España seguirá creciendo en 2008 por encima de la media de la zona euro y superará a Francia (1%) y a Italia (0,1%), aunque quedará ya por detrás de Alemania --que crecerá un 1,8% pese a experimentar una recesión en el segundo (-0,5%) y tercer (-0,2%) trimestres--.

Sin embargo, el perfil de crecimiento de la economía española durante el segundo semestre será peor que el resto de grandes economías que comparten la moneda única. Mientras que Berlín, París y Roma iniciarán una gradual recuperación durante el último trimestre del año, España seguirá empeorando al pasar de un crecimiento negativo del 0,1% en el segundo trimestre al -0,3% en el último trimestre. Entre los grandes países de la UE, sólo Reino Unido registrará peores datos durante la segunda mitad del año (-0,2% en el segundo y tercer trimestres) y crecerá un 1,1% durante todo el año.

IMPACTO DE LA CONSTRUCCIÓN

El Ejecutivo comunitario explicó que el brusco empeoramiento de las perspectivas económicas de España se explica principalmente por el impacto de "la contracción del sector de la vivienda sobre la economía, que se ha visto agravado por la persistencia de las turbulencias en el sector financiero y por una inflación mayor de la prevista resultado de los altos precios del petróleo". El elevado déficit por cuenta corriente y una dependencia del petróleo mayor que la de otros países de la UE "están reforzando los efectos de los shocks sobre su actividad económica", subraya Bruselas.

La Comisión prevé que la demanda doméstica se contraiga durante el segundo semestre del año en todos sus componentes excepto en el de gasto público. Especialmente importante será el retroceso del consumo privado como resultado del estancamiento en la creación de empleo, el aumento de la inflación y las crecientes dificultades para acceder al crédito.

También se reducirá la inversión por el ajuste en el sector de la construcción y el empeoramiento de la confianza empresarial. Por lo que se refiere al sector exterior, Bruselas cree que hará una contribución positiva al crecimiento ya que las importaciones se reducirán por el retroceso del consumo y las exportaciones "mantendrán un rendimiento relativamente bueno".

Por lo que se refiere a la inflación, el Ejecutivo comunitario aumentó hasta el 4,5% su previsión para el conjunto del año, 0,6 puntos más de lo que había pronosticado en abril. No obstante, a finales de año el nivel de precios se situará alrededor del 4%. Bruselas destaca que el diferencial de inflación respecto a la eurozona se sitúa de nuevo por encima de un punto porcentual y alerta de que "la existencia de cláusulas de indexación salarial aumenta el riesgo de que persistan las presiones inflacionistas".